Ojo al sancocho fílmico de Ciudad Bolívar

En la muestra participaron 90 producciones, tanto locales como nacionales e internacionales. Francia fue invitado de honor.

Al bajar una de las zonas montañosas del municipio de Sibaté, Cundinamarca, un joven de no más de 15 años gritaba desesperado. Parecía que el sonido de su voz llegaba hasta Bogotá. La angustia de ser perseguido por un hombre armado que lo quería matar se evidenciaba en el sudor de su frente. Los habitantes de las casas vecinas no podían esconder sus miradas curiosas y aterradas por la escena. Cuando la situación se puso más tensa, alguien dijo: “Corten, corten”.

“La gente no se había dado cuenta de que estábamos grabando, sólo algunos niños ya nos habían visto”, dice el realizador de cine Alejando Vargas al recordar una de las escenas de la película El árbol, que se estrenó en el primer Festival Internacional de Cine Alternativo y Comunitario “Ojo al Sancocho”, en Ciudad Bolívar.

En dos semanas, Alejandro y sus compañeros de la fundación El Cielo en la Tierra grabaron 55 minutos de una historia que cuenta cómo un ex militar machista proclama, convencido, que las armas dan la libertad y el poder de ser alguien. Por ello tiene la idea de que su hijo preste el servicio militar, pero el joven no quiere y resulta herido accidentalmente por su propio padre.

La idea de producir la película fue de Francisco Galeano, director de la Fundación. Según él, ésta es una propuesta para que el servicio militar se convierta en un servicio social. Para que, por medio de trabajos con la comunidad, los jóvenes puedan tener una alternativa diferente a la violencia y las drogas.

El Cielo en la Tierra es una organización que por medio de talleres de actuación, pintura y danza quiere ofrecerles otra opción de vida a los habitantes de Ciudad Bolívar. Justamente por eso Alejandro Vargas se identificó con el objetivo de esta fundación, que lleva nueve años trabajando en la localidad y de la que él hace parte desdel 2002.

Haciendo un recuento de las grabaciones, Vargas recuerda que en una ocasión, buscando las locaciones de un hospital para una escena, le pedían que pagara más de tres millones de pesos por el espacio. Sus recursos no le alcanzaban. Entonces, después de varios trámites, consiguió por medio de la alcaldía local una autorización para rodar en la sede de la Universidad Distrital, ubicada en la localidad.


Después de todo el trabajo y de noches en vela, por fin Alejandro vio realizado su sueño de presentar una película netamente criolla, en la que resalta el talento de la comunidad de la que él hace parte. Por eso, con el apoyo de la fundación El Cielo en la Tierra, seguirá trabajando para que los jóvenes encuentren una alternativa diferente para afrontar la vida, lejos de las armas, las drogas y la violencia.

Esta es una de las tres fundaciones que hicieron realidad el proyecto de un festival de cine. La historia de este encuentro comenzó en 1999, cuando Daniel Bejarano, director del Festival, trabajaba con las escuelas audiovisuales de la localidad y con ellos decidió abrir un espacio para mostrar los trabajos de la comunidad.

“Se llama ‘Ojo al Sancocho’, porque Ciudad Bolívar es un sancocho. Acá hay ricos muy ricos, pobres muy pobres, intelectuales, poetas y artistas. Además, porque la mayoría de las familias tiene como tradición compartir el fin de semana un sancocho comunitario. Esto es buen cine hecho con bajo presupuesto”, dice Bejarano, sonriendo, orgulloso de esta idea hecha realidad.

Desde el 17 de octubre, la Localidad 19 disfrutó de 10 productos audiovisuales hechos por sus mismos vecinos, así como de 50 nacionales y 30 internacionales.

El invitado de honor fue Francia, que participó con cinco trabajos documentales y de ficción. La agregada audiovisual de la Embajada, Annouchka de Andrade, participó de un conversatorio con el público y los realizadores del festival. Durante la reunión surgió la propuesta de realizar talleres de capacitación para los habitantes de Ciudad Bolívar con los mejores profesionales. Para ello, Andrade se comprometió a buscar los recursos y el personal capacitado.

La clausura del festival será este viernes a las 6:30 p.m. en la Casa de la Cultura. Allí se premiará a las mejores cinco producciones y habrá 25 menciones de honor para trabajos destacados.

Temas relacionados