Por: Cecilia Orozco Tascón

Bulto de anzuelos

EL PARTIDO CONSERVADOR HA muerto y un engendro ocupa su lugar. No se ofendan. No lo digo yo. Lo afirma Andrés Pastrana, el ‘jefe natural’ de esa agrupación.

En una brava entrevista con Hugo García de El Espectador, que tendría consecuencias políticas en cualquier país, no aquí, el expresidente hizo un dibujo de frases sobre su colectividad, tal como la ve hoy: “el doctor Salazar, presidente del Directorio Conservador, (es) el caballo de Troya del doctor Uribe en el conservatismo y su testaferro político en la Unidad Nacional”. “El uribismo, con sus adláteres en el conservatismo, está buscando aprovechar esta situación (inseguridad en las ciudades) para crear una cortina de humo alrededor de sus escándalos de corrupción en un año de electoral”. “Hay quienes insisten en endosarle el Partido Conservador a Uribe y a la U, el doctor Salazar entre ellos”.


Quién sabe por cuál razón, al exmandatario se le olvidó mencionar la investigación que tiene abierta en la Corte José Darío Salazar, derivada de la indagación que existe en la Fiscalía contra Tomás Uribe por el pago con notarías, de los votos parlamentarios a favor de la reelección. La Sala Penal averigua por qué la esposa de Salazar fue nombrada en un alto cargo “para el que no estaba preparada” —de acuerdo con la prensa— en la Notaría 73 de Bogotá, donde previamente el gobierno anterior había nombrado a un amigo de Salazar.


A propósito, lo que dice Pastrana sobre su sucesor en la Casa de Nariño no es menos delicado, porque pone a Álvaro Uribe a negociar con narcotraficantes: “Uribe creó la zona de distensión de Ralito, en la que se negoció con el narcotráfico algo que el país aún no conoce”. “El gobierno de Uribe infló las cifras, insertó criminales comunes y manipuló lo que esencialmente era un proceso de pactos con el Cartel de Medellín”. “A las mafias las disfrazan de paramilitares en Ralito y, cuando queda en evidencia la farsa, pretenden disfrazarlas de nuevo bajo el eufemismo de bacrim (bandas criminales)”.


Por último, Pastrana confiesa que será defensor de la administración Santos.


Resumen de lo expuesto (no apto para extranjeros): el verdadero líder de los conservadores es un antiguo liberal. Quien funge como actual presidente de ese partido, está involucrado judicialmente en un proceso conjunto con el hijo de su jefe exliberal. Un expresidente conservador disiente gravemente de su colectividad y apoya al actual jefe de Estado liberal, exliberal, uribista y ahora, al parecer, otra vez liberal. Y el censo electoral elimina la oposición al liberalismo y al conservatismo. Un bulto de anzuelos es poco para este enredo.


Entre paréntesis. El investigado Andrés Peñate, exdirector del DAS, nunca ha sido afortunado con sus declaraciones. Recuerden el motivo de su patriótica renuncia a esa entidad: ir tras un sueldo más alto. La semana pasada protestó por una columna del profesor Carlos Gaviria en la que éste se refiere, precisamente, a las “chuzadas” ilegales del DAS. Peñate insulta, en vez de controvertir; intenta ridiculizar la vasta ilustración de quien bien podría enseñarle a leer, y termina por reconocer que no comparte el derecho a la opinión divergente. ¿Cómo es posible, se pregunta, que Carlos Gaviria, pensando lo que piensa, haya sido magistrado, candidato o director de un partido? Simple. Eso es democracia, don Andrés. Para cerrar con broche de embarradas, cobra la seguridad que el Estado le brindó al dirigente del Polo como si fuera un favor personal o gubernamental y no un deber institucional. Otra carta más y le ahorrará trabajo a la Fiscalía.


 

251216

2011-02-15T22:00:00-05:00

column

2013-07-25T23:22:12-05:00

none

Bulto de anzuelos

17

3800

3817

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cecilia Orozco Tascón

El pasado del DAS, nunca tan presente

El Esmad y su código penal de hecho

La Corte, presionada, elige a la topa tolondra