Las versiones de Guerra

El poeta canario vuelve al país para presentar el disco que hizo con las canciones que más le gustan de otros autores. este viernes dará concierto en Bogotá y este sábado en Cali.

Por segunda vez en los últimos cinco años, el canario Pedro Guerra regresa al país, esta vez para presentar su más reciente disco, Contigo en la distancia, versiones volumen 2, en el que vuelve a cantar varias de sus canciones favoritas.

El poeta, cuyos temas han sido interpretados por los más respetados artistas españoles (como Ana Belén, Víctor Manuel y Joaquín Sabina), autor de Contamíname, un hermoso canto al mestizaje, habló con este diario de sus sueños musicales, el libro que le hizo a su padre y del abuso del poder en algunos países. Después de esta gira, el apreciado cantante piensa hacer un trabajo con temas propios que saldría a fines de 2011.

De vuelta a Colombia…

Sí, dos años está bien. Menos es imposible y más empieza a ser muy poco. Poder venir cada dos años es un gustazo.

¿Qué vamos a ver en esta gira?

Voy a cantar algunas canciones de mi último trabajo y, bueno, también algo de mi música. Lo intercalaré. A diferencia de hace dos años, esta vez vengo sólo con la guitarra. Eso implica un nivel de intimidad mayor y espero que la gente lo disfrute igual.

Usted venía de una carrera prolífica —escribiendo para discos suyos y de otros artistas— con un pequeño receso de tres años, ¿cómo se hace para pasar de eso a cantar canciones de diferentes autores?

Ciertamente estuve tres años sin hacer nada, pero luego volví con el proyecto Vidas y con Vidas en Vivo. Después de esa intensidad de dos trabajos propios, quise buscar una distracción que me permita más adelante hacer más canciones de mi autoría. ¿Qué mejor proyecto para distraerme que hacer versiones que me gustan?

La escogencia de las canciones fue puro gusto personal…

Puro gusto personal, sin ninguna pretensión.

¿Canciones del recuerdo, por decirlo así?

Sí, algunas son recuerdos de la niñez. Otras, de mi tradición musical. Todas las he escuchado a lo largo de mi vida y me gustan mucho. A mí me encantan, en general, las músicas latinoamericanas: el bolero, el tango e, incluso, la copla, que es un género de la canción española que no había escuchado, pero al cual recientemente me he aficionado mucho.

¿Qué va del chico que se atrevió a cantar sus propias canciones en 1995 al hombre que ahora interpreta la música de otros?

Hay un proceso de madurez, de acumulación de experiencias, aunque esencialmente es la misma manera de ver el mundo y entender la música. Ahora tengo un discurso menos divagante, porque cuando uno tiene 25 años todavía hay tiempo para divagar.

‘Contra el poder’, una de las canciones más queridas suyas, critica el abuso del poder a todos los niveles. ¿Cómo ve ese asunto en Latinoamérica?

El poder mal ejercido, el abuso del poder, siempre me ha parecido lamentable. Quizás en América Latina en algunos contextos hay abusos de poder, pero no quisiera aprovechar la pregunta para hacer un alarde europeo porque allá también es un desastre. El poder y la corrupción trituran todo, aunque en estos países además está la cuestión del narcotráfico. Mientras esto exista, se imposibilita que podamos disfrutar de un mundo que podría ser espectacular, maravilloso.

¿Cómo va su fundación Contamíname, por un mestizaje cultural?

Sigue, está en pie. Se continúan haciendo proyectos, pero ha cambiado mi nivel de participación. Al principio me involucré mucho en ella, fui su imagen, pero en la medida en que se han podido hacer las cosas sin necesidad de mi presencia me he ido retirando. Me resultaba muy complicado de llevar con mis conciertos y mis discos.

¿Cómo le fue con su libro ‘Desmontando el cinismo’?

Bien. Es un libro de artículos de opinión que escribí para mi padre, quien murió al poquito tiempo de la caída del Muro de Berlín. Ahí le hablo de una nueva civilización, pues él nunca vio ni internet ni correo electrónico… tantas cosas que han sucedido. Entonces, es un texto de reflexiones sobre todas estas cosas.

Su canción ‘Huesos’ habla del doloroso proceso español de recuperación de la memoria y de la búsqueda de desaparecidos, actividad que también se intenta adelantar en Colombia, ¿qué sabe del conflicto colombiano?

Lo que oigo es que es un país que está en una guerra de muchos años, que involucra partes muy complicadas. Muy complejo todo.

¿Qué sueño musical le queda por cumplir?

Se cumplieron muchos, pero me falta que esto no se acabe. Que uno pueda estar trabajando, haciendo canciones toda la vida.

Temas relacionados