El acelere de Obama

El presidente Barack Obama departió en la Casa Blanca con las estrellas de la Fórmula Nascar, incluidos el piloto colombiano Juan Pablo Montoya y su esposa, Connie Freydell.

Se supo que su afición por la velocidad es tal que compró un espacio para que su nombre y su candidatura aparecieran en el juego de automovilismo Burnout Paradise, disponible para la Xbox 360 de Microsoft. El piloto número 42 de la Copa Sprint, adicto a los videojuegos, y el presidente número 44 de los Estados Unidos encontraron temas comunes y Connie tuvo tiempo de hablarle de su trabajo en la Fundación Fórmula Sonrisas.  

Hallazgo “contable”

En el allanamiento que realizaron las autoridades judiciales a la residencia del senador Alirio Villamizar en Bucaramanga se encontró, además de mil millones de pesos y cerca de 15 mil dólares en efectivo, un documento muy  particular que seguramente se constituirá en pieza central de la investigación que se adelanta contra él. El documento es una especie de relación contable con varias casillas que contienen los siguientes datos: nombre del  funcionario, cargo que ocupa, oficina donde se desempeña, sueldo y porcentaje del sueldo que debe entregarle  mensualmente al senador.

Soldado advertido…

Pasó inadvertida una grave consideración que hizo la Corte Suprema en el fallo en que negó la extradición de un ex paramilitar que se acogió a la Ley de Justicia y Paz. En la sentencia se asegura que si Colombia continúa extraditando por narcotráfico a personas que cometieron aquí genocidios y masacres, puede incurrir en una conducta que califica para la intervención de la Corte Penal Internacional (CPI). Dice que “autorizar la extradición de un nacional colombiano requerido en el extranjero por delito de narcotráfico, conociéndose que esa misma persona también debe responder por los más graves delitos de lesa humanidad, constituye una modalidad de impunidad que se repudia… y que autoriza (a la CPI) a intervenir en aquellos Estados que patrocinan esas prácticas”.

Viejos tiempos

La reunión que tendrá el Presidente con las directivas de la Corte Suprema la semana entrante será ocasión para un reencuentro. Resulta que el recién nombrado vicepresidente de esa corporación judicial, Jaime Arrubla, es antioqueño como el jefe de Estado e hizo sus estudios de carrera en Medellín, al tiempo con el Mandatario. Aunque no estaban en una sola universidad, ellos dos y José Obdulio Gaviria formaron parte de un grupo de estudiantes que se movía en los mismos círculos. Sin embargo, el ejercicio profesional y las posiciones filosóficas divergentes hicieron que mientras la amistad de Uribe y Gaviria se consolidaba, Arrubla tomara otro camino, aunque nunca se presentó un problema grave entre ellos.

Conceptos de ayer y de hoy

En los altos tribunales se comenta con sorpresa la aceptación del ex presidente de la Corte Suprema Jorge Aníbal Gómez para ser parte del grupo de abogados que conformó el Partido Conservador y el resto de la coalición oficialista con el fin de defender la tesis de que los parlamentarios no pueden ser juzgados por sus votos. Esto, con ocasión del proceso preliminar que se abrió por la denuncia del representante Germán Navas Talero. Varios de los ex colegas de Gómez recuerdan que él lideraba en el alto tribunal, en la década pasada, la teoría contraria, es decir, que había que juzgar a los congresistas que votaron a favor de la absolución de Ernesto Samper en el Proceso 8.000, contra la posición de la Corte Constitucional de la época, a la que Gómez criticó agriamente.

Vásquez por lo alto

Que un escritor colombiano obtenga sendas reseñas en The New York Times y The Washington Post en una misma semana es algo que no sucedía desde Gabriel García Márquez. A comienzos de este mes, Juan Gabriel Vásquez lo consiguió, con críticas a su novela Los Informantes, cuya edición en inglés ha comenzado a venderse en los Estados Unidos. Y le fue muy bien. “Que hayamos tenido que esperar tanto tiempo para poderlo leer aquí es un misterio y una decepción. Pero Los Informantes no solamente recupera ese tiempo perdido sino que despierta la esperanza de que sus pasados libros encontrarán con el tiempo la manera de llegar a este país”, escribe Jonathan Yardley en el Post. Y en el Times, Larry Rohter dice: “Hace dos años, Vásquez fue incluido en una lista de los más ‘importantes’ escritores de Latinoamérica menores de 40, nominado por más de 2.000 autores, agentes literarios, editores y críticos. Los Informantes, solo, justifica la escogencia, dado su tema provocativo y su profundidad sicológica, pero claramente cosas más grandes e incluso más intrigantes vienen en camino”.

últimas noticias

Alto turmequé

Buena chino I

Alto turmequé

Alto turmequé

Alto turmequé