Imágenes del universo femenino

‘Retratos de mujeres afrocolombianas para el Bicentenario’ es la muestra de la fotógrafa holandesa-camerunesa Angèle Essamba.

Transgredir la común representación de la mujer afrodescendiente y presentarla en situaciones que se alejen de la pobreza, de la miseria, de la falta de autonomía y de la idea de exotismo es una de las premisas de Angèle Essamba.

Nació en Douala, Camerún, pero su familia se mudó a Francia cuando tenía 10 años. En 1982 volvió a cambiar de coordenadas hacia Holanda, donde materializó su pasión en profesión en la Escuela  Holandesa de Fotografía. Sus exposiciones han conquistado escenarios importantes en España, Italia, Francia, Alemania, Dinamarca, Cuba, México, Estados Unidos, entre otros países, y su obra ha sido incorporada en las colecciones de los principales museos del mundo.

Essamba presenta este proyecto fotográfico en Colombia, con el cual busca posicionar a las mujeres negras en el marco de las celebraciones del Bicentenario de las Independencias. La exposición itinerante estará desde hoy hasta el 18 de agosto en el Parque de la 93 en Bogotá;  en  el Malecón en Quibdó  hasta el 9 de agosto; del 10 al 15 de agosto en la Plaza de Toros Cañaveralejo de Cali.

El Ministerio de Cultura, a través de la Dirección de Poblaciones, pretende  con esta muestra promover el reconocimiento y la representación de las comunidades étnicas de Colombia. ‘I-identity/Eye-dentity: retratos de mujeres afrocolombianas para el Bicentenario nace del recorrido que Essamba hizo por la costa Pacífica, pasando por Quibdó, Guapi, Cali y Villarrica, así como por la costa Atlántica entre Cartagena y San Basilio de Palenque y la Isla de San Andrés.

La esencia de lo femenino siempre ha estado en el objetivo de su lente y su inspiración en su herencia del mundo africano.

Con respecto a su exposición hecha y expuesta en Colombia, la fotógrafa aseguró: “Lo que se quiere mostrar son imágenes de mujeres en movimiento, líderes en sus comunidades. Igualmente la música, el canto y el baile, así como el arte de los peinados y colores, son temas fuertes de esta investigación fotográfica”.

Para Essamba, fotografiar mujeres afrodescendientes es una manera de explorar su propia identidad casi como una especie de autorretrato. A pesar de que muchas de sus fotografías son tomadas en los viajes, la mayoría son hechas en su estudio en Ámsterdam nunca con modelos y  siempre con mujeres de su entorno más cercano o con gente que se encuentra en la calle.

Así, la fotografía de Essamba, cargada de una fuerza visual que atrapa, quiere crear una imagen multiforme de la mujer afrodescendiente lejos del estereotipo porque la realidad es mucho más compleja. El fin es evidenciar la fuerza y el orgullo del continente negro femenino en la mirada profunda, en el gesto natural, en los colores de sus vestidos, en sus facciones y contrastarlo con el mundo occidental del hombre blanco.