El regreso de ‘Satanás’

El actor mexicano Damian Alcázar vuelve al cine nacional en esta especie de comedia negra sobre un “perdedor” cualquiera.

Desde Satanás, el actor natural colombiano Fabio Restrepo viene siguiendo a Damián Alcázar. En este filme  él fue taxista, y Alcázar el hombre que en diciembre de 1986 asesinó a 29 personas en un restaurante de Bogotá. En García,  película que hace parte de la programación del Festival de Cine Colombiano de Medellín, también el personaje de Restrepo va tras los pasos del que interpreta Alcázar. El  colombiano acompaña a Damián Alcázar en esta entrevista que su colega mexicano responde para El Espectador, y asegura “lo que yo haya hecho es obra de Damián”.

¿Cómo hizo para complementarse con un actor natural siendo dos estilos de actuación tan distintos?

Si uno se acopla con un actor entrenado, ¿por qué no acoplarse a un actor puro que es muy brillante? Fui  testigo de cómo un ser humano tan sensible como Restrepo podía de repente dar luz o claroscuros a su personaje, llevándolo, poniéndolo en sus marcas.

 ¿Y con Margarita Rosa de Francisco?

Ella es una mujer hermosa. Asume lo que tiene y creo que esa es la mejor manera de pasar por la vida. Es una actriz muy talentosa y se le siente. No tiene desplantes de estrella porque es una mujer inteligente, sensible y talentosa. Yo la quisiera, pero en casa.

¿Quién es ‘García’?

Creo que García es su cuñado, su primo, su vecino, es el señor aquel que va cruzando en bicicleta y que va al trabajo. Es un ser normal que no tiene amigos, de bajo perfil y trabajador, un perdedor. Es un hombre pobre que tiene la suerte, la mala suerte tal vez, de tener una mujer bellísima en casa. Es tan bella que la coloca como un adorno y no se la tira. No la toca y por ahí empiezan sus dificultades.

¿En qué lugar de la cinematografía podemos ubicar a ‘García’, una comedia negra que no es comedia?

Es muy difícil hablar de géneros dentro del cine, pero sí se puede decir que es una comedia negra. Lo que tiene de inusitada la película es justamente que las cosas que se han vuelto moda y que la gente explota hasta el cansancio, sobre todo en la televisión —violencia, guerrilla, el narcotráfico—, están tocadas de soslayo. Aquí hay que pensar un poquito, reflexionar, espejearse y decir: “¿Qué tanto hay de García en la gente que conozco?”.

¿Qué le da a su actuación el interpretar antihéroes como  García o Elíseo en ‘Satanás’?

 Un personaje complejo siempre tiene que ver con lo cotidiano y con la realidad de mucha gente. Con García uno le da paso y voz a un trabajador, a un ciudadano que no tiene incidencia en el curso de la historia. Yo creo que cada personaje de esos enriquece y lo hace a uno más sabio, en la medida en que se conoce la vida.

¿Cómo obtuvo el papel de Lord Sopespian en las ‘Crónicas de Narnia’?

El director ecuatoriano Sebastián Cordero, con quien hice Crónicas, estaba invitado a trabajar con Walt Disney, pero se les cayó la película. Por eso los productores vieron la cinta de Cordero y me vieron a mí. Él me dijo: “Te está buscando Walt Disney. No hagas mucho caso, pero te quieren para hacer de malvado en un película”. Me dije: “Walt Disney… esto debe ser una broma”. A los dos meses me localizaron. La diferencia con Hollywood es que ellos tienen 40 personas para hacer una sola cosa. Nosotros tenemos una sola persona para hacer 40 cosas.

¿Hay una contracolonización de México hacia Hollywood?

En este caso se puede hablar de globalización. Tenemos grandes directores y grandes fotógrafos porque hay toda una cultura cinematográfica en México y Latinoamérica, pero que se ha perdido. Hoy podemos hacer una muy  buena película aquí en Medellín o en Los Ángeles.

Ahora que viene una tercera película colombiana, ¿por qué su interés en el cine nacional?

Porque creo en nuestras historias, porque para mí es lo mismo hacer cine en Colombia, en Nicaragua o en México. Solamente hay que adaptarse a la región, a la gente y contar una historia que nos interesa a todos. García en México no va a ser una historia colombiana, sino una historia universal. Luego porque es una buena historia la que viene, La sargento Matacho.

últimas noticias

Dispensador de historias

Ser una nihilista: Sofía Kovalevskaya

Rusia: héroes nacionales del fútbol

Hospitalizan a Mario Vargas Llosa por una caída