El rastro de la independencia

Veintiún historiadores y académicos se reunieron para realizar una obra que recoge las incidencias políticas y  vida cotidiana de los tiempos independentistas de la Nueva Granada.

La fecha cumbre del bicentenario de la independencia ya pasó pero las reflexiones en torno a este momento determinante de 1810 continúan. Y prueba de ello es la colección “Historia de la independencia de Colombia”, que en dos tomos de lujo y una magnífica selección del patrimonio pictórico de la nación, circula por estos días y empieza a llegar como donación a bibliotecas nacionales, academias de historia, entidades educativas, instituciones culturales y embajadas de Colombia.

Ese fue el propósito que unió a la Alta Consejería Presidencial, la Fundación Bicentenario y la Editorial MR Comunicaciones & Ediciones, para sacar adelante una obra que compila el trabajo de 21 historiadores y académicos colombianos en torno a la reconstrucción de los aspectos primordiales de la época en la Nueva Granada, hoy República de Colombia. 21 relatos agrupados en dos temas centrales: Revolución, independencia y guerras civiles, y Vida cotidiana y cultura material en la independencia.

La dirección de la investigación estuvo a cargo del doctor en historia y catedrático de la Universidad Industrial de Santander, Armando Martínez Garnica y el historiador y profesor de la Universidad Nacional y la Universidad Externado de Colombia Pablo Rodríguez Jiménez. La obra lleva  prólogo del presidente Álvaro Uribe Vélez y el respaldo y presentación del historiador Álvaro Tirado Mejía. En otras palabras, se trata del documento de estudio que sintetiza el espíritu de la conmemoración bicentenaria.

Sus contenidos lo reflejan. La época de las revoluciones atlánticas que recoge la saga de Napolépon Bonaparte con su disparatada invasión a España; la crisis de la monarquía española, con la secuencia de juntas de gobierno para respaldar al rey Fernando VII; la revolución de los cabildos, donde se resume como se fueron formando gobiernos transitorios para corresponder al ambiente imperante; y el 20 de julio, la ira del pueblo, la hora señalada en que la Nueva Granada dio su grito de independencia.

Pero el trabajo histórico no se detiene en la fecha que dio inicio a la primera república, también se incluyen detallados análisis sobre las pugnas entre centralistas y federalistas; el movimiento que dio lugar a las primeras constituciones; las guerras de independencia que lograron la soberanía definitiva; las acciones aisladas y conjuntas de indios, pardos y mulatos; las mujeres que participaron activamente en el movimiento independentista; la invención de la nación y la forma como se organizó el primer Estado.

Es decir, el mapa político americano, sacudido por todos los cambios sociales que ocurrieron en la década de 1810. La crónica y evaluación del derrumbe de las instituciones virreinales, que además se complementa con un valioso aporte iconográfico. La reproducción de reconocidas obras de Francisco de Goya, Coriolano Leudo, Ricardo Acevedo Bernal  o Constancio Franco, acuarelas de la Comisión Corográfica; grabados de A. Neuville o dibujos en carboncillo de José María Espinosa.

Al tema político se suma la evaluación de cómo se vivía en los tiempos de la Nueva Granada. Los secretos de la casa y el mobiliario; la moda y el vestuario; la religiosidad en la vida cotidiana; la familia, el matrimonio y los casos de infidelidad en los tiempos de guerra; los miedos imperantes en los vericuetos de la independencia; la medicina y el tratamiento de las enfermedades; las bebidas y comidas, la fiesta y el teatro, la vida escolar. Los detalles inadvertidos en las habituales reseñas de la historia nacional.

Un verdadero regalo para Colombia que estuvo dirigido y editado por María Lía Neira Restrepo y que también contó con la coordinación de Melisa Restrepo Molina y el aplicado criterio del periodista José Navia. Los tiempos de la celebración bicentenaria continúan. Al menos hasta el 7 de agosto de 2019 hay mucho que recordar en el devenir colombiano y esta obra, destinada a toda la plataforma educativa del país, representa un aporte para repensar a Colombia desde sus raíces y primeros liderazgos.