Hija legítima de la bossa nova

Esta artista brasileña comenzó como guitarrista y cantante de Vinicius de Moraes. Después se dedicó a componerle a María Bethania y a Milton Nascimento y ahora es una importante figura de la música tradicional de su país.

Joyce Moreno dio el primer paso en la creación de letras y sonidos destinados al universo femenino. Ella se encargó de tocar y abrir la puerta para expresar los sentimientos y hablar de la cotidianidad desde su punto de vista de compositora. Detrás de Moreno entraron todas las demás mujeres interesadas en abordar el arte como opción de vida. Esa actitud, pionera y algo revolucionaria para su tiempo, le costó enemistades y causó controversia pero, a decir verdad, la polémica la impulsó mucho más y aunque muchos se atrevieron a decir que se trataba de un fenómeno provocado por la solidaridad de género, la mayoría supo que se trataba de una artista en formación.

Comenzó rasgando a escondidas la guitarra de su hermano. Luego asumió profesionalmente su gusto y se le midió a la guitarra clásica pensando que podía aplicar esos conocimientos a la música tradicional de su país. Y así lo hizo, sólo que no se quedó con el aprendizaje académico, sino que se rodeó de los mejores para aprender el arte de comunicar. Entró a las grandes ligas como cantante y guitarrista de Vinicius de Moraes reemplazando a Toquinho, pero al poco tiempo sus creaciones fueron rapadas por figuras de la talla de Milton Nascimento y Maria Bethania.

“Lo más rico de hacer música para los demás es que he podido entender el arte desde una perspectiva diferente. Uno hace las canciones por pura inspiración y luego, cuando otros graban algo mío, hacen que mire mi trabajo desde otra faceta. Me gusta esa otra lectura de mí misma”, afirma Joyce Moreno, quien además de compositora es escritora y periodista, aunque dice que esas actividades adicionales las dejó en remojo casi desde que firmó su primer contrato con una casa disquera.

La cantautora brasileña es respetuosa de los ancestros de la música de su país. Sin embargo, tiene muy claro que los sonidos electrónicos colaboraron en la difusión de la bossa nova y que buena parte de su fama en los Estados Unidos y Europa se la debe a la labor comprometida de los Djs que han realizado versiones innovadoras de muchas de sus más de cuatrocientas canciones.

“Hay distintas generaciones de la bossa nova. Todos resultamos ser hijos de la bossa nova tradicional y por eso mis espectáculos tienen elementos de jazz y samba. Nuestra música es muy rítmica y eso permite la improvisación y la mezcla con los demás estilos”, asegura esta artista, que se enfrentará en Barranquijazz por primera vez al público colombiano y lo hará con su guitarra y en compañía de un trío integrado por piano, bajo y batería.

Es su debut en Colombia y prometió dejar huella, tal como lo hizo cuando se atrevió a escribir sobre lo que sentían las mujeres de su tierra.

 Jueves 9 de septiembre. 8 p.m. Teatro Amira de la Rosa. Informes y boletería en www.barranquijazz.com.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El otro niño Jesús