Sintiendo el filin de Omara Portuondo

Este viernes, en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Su himno es la canción 20 años. No fue una selección compleja ni tardó extensas jornadas analizando su repertorio. Simplemente se dejó llevar por lo que el público le indicaba y la guía general la condujo a pensar que en esa letra se podía resumir buena parte de su historia musical. Cuando era niña, Omara Portuondo escuchaba en la radio a María Teresa Vera, la primera mujer en llevar a tierras foráneas la ideología de la Nueva Trova Cubana, cantando: Si las cosas que uno quiere / se pudieran alcanzar / tú me quisieras lo mismo / que veinte años atrás. / Con qué tristeza miramos / un amor que se nos va / es un pedazo del alma / que se arranca sin piedad. Esas estrofas le quedaron sonando y hoy las canta por petición unánime de sus seguidores.

Algunos de sus fanáticos la recuerdan como bailarina del Tropicana, a otros se les apareció mientras figuraba al lado Aida Diestro, Elena Burke y su hermana Sara en el cuarteto Las D’Aida, y otros menos veteranos la empezaron a ubicar como la dama del Buena Vista Social Club.

Junto a Compay Segundo, Ibrahim Ferrer y Rubén González comenzó a hacerse inmortal para el mundo esta voz potente y llena de matices que se mueve con facilidad de un bolero hasta llegar a un son. Luego regresa a principios del siglo pasado para hacer referencia a la historia de su nación y al siguiente tema está citando un fragmento de Gracias, su más reciente álbum en el que participan el bajista Avishai Cohen, el africano Richard Bona, el brasileño Chico Buarque y Chucho Valdés, su amigo de siempre.

“El proyecto Buena Vista Social Club realmente cambió mucho mi vida porque ahora tengo muchas solicitudes de trabajo. Después de estar en el Cuarteto D’Aida fui solista muchos años y participé en un sinnúmero de festivales internacionales, pero fue a partir de ahí que nuestra música cubana pudo propagarse por todo el mundo y el público logró familiarizarse con nuestra identidad”, asegura Omara Portuondo, quien dice que mucho antes del boom comercial, los músicos del Buena Vista ya trabajaban juntos, pero no con esa denominación.

Con más de seis décadas de actividad musical, la cubana hace una retrospectiva de su vida y asegura que le encanta la percepción de lo que ha sido su canto. Le gusta las canciones de atrás, las de adelante también y no puede olvidar todas aquellas que están a los lados, las que nutren sus discos y sus espectáculos y dentro de este selecto grupo, por supuesto, está 20 años.

Este viernes, desde las 10:00 p.m.  Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, calle 170 N° 67-51. Informes y boletería en el Tel.: 5 93 63 00 y www.tuboleta.com

Temas relacionados

 

últimas noticias

Algo llamado orgullo

Howard Phillips Lovecraft: el terror como mito

La mirada de Hebe Uhart

La galaxia de “Universo Centro”