Buenos Aires para arte colombiano

El 2 de junio terminó la Feria del Arte de Buenos Aires, pero dos días antes Walbert Pérez, artista colombiano invitado por la galería Dharma ya no tenía ninguno de sus cuadros disponibles.

Las 11 obras que llevó habían sido vendidas entre otros a dos importantes coleccionistas: la pareja peruana Roberto y Lucía Lukac y al argentino Juan Gyselinck. “La obra que finalmente se llevó Gyselinck la había comprado otra persona vinculada a la galería, pero él insistió tanto, duró varias horas esperando la obra, que al final se la cedieron”, comentó Pérez a El Espectador.

Pérez es uno de los  artistas abstractos jóvenes colombianos más prometedores. Su obra fue de uno de los pocos colombianos en la pasada feria de Buenos Aires, la más grande en América Latina. Según Christopher Paschall, “Pérez tiene un aire y frescura como la de Roda en su parte final. Es muy suelto y su uso de la paleta de colores gusta mucho”; este galerista colombiano también estuvo en la Feria con obra de Nadín Ospina y el éxito fue rotundo. “Llevé piezas de todas las épocas, y además del gusto de los conocedores por ver obras de Nadín de primera mano, quienes no lo conocían también se interesaron. Vendimos todo”.

Tanto Walbert como Paschall coinciden en que con una asistencia de casi 120 mil personas, y una organización sorprendente, la feria de Buenos Aires mantiene el primer lugar en el continente. Además, a pesar del temor por una posible caída en ventas, los resultados fueron positivos para las 82 galerías que participaron. Los resultados son tan positivos, que Paschall ya tiene previsto un estand para volver solo con Entrearte en un  año.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Jorge Luis Borges: entre la poesía y la ceguera

Una arquitectura de interés público

Homenaje al amistoso lector