LosPetitFellas y su pequeño universo

hace 39 mins

El sexo, la ciudad y Sarah J.

Entrevista con la actriz que se convirtió en el ícono de las mujeres contemporáneas con su personaje de Carrie Bradshaw.<br />Fabián W. Waintal

Bajando la cabeza al saludar, Sarah Jessica Parker aparece bastante tímida detrás de un cómodo silencio que le agrega todavía más sensualidad. La pausada y cálida forma de hablar se acelera a medida que va entrando en confianza, demostrando la pasión que esconde detrás de su trabajo y el orgullo de hablar sobre temas que tanto le interesan, como su propia familia. Regresando con el personaje de Carrie Bradshaw y la versión cinematográfica de la serie de Tv. Sex and the City, a toda costa  busca también esconder la sorpresa que esconde la cinta, sin poder disimular la euforia de ver a su personaje con vestido de novia, insinuando al menos una parte de la tan esperada película.

¿Por qué esperaron tanto tiempo para llevar al cine la serie de televisión?

Cinco años es el tiempo perfecto. También es un buen momento para contar esta historia, porque no es lo que hubiéramos podido contar hace cinco años. Conseguimos un guión magnífico que habla sobre mujeres en cierto punto de sus vidas y me siento agradecida de haberlo logrado.

¿Cómo se decidió?

Por instinto. En abril de 2006 decidí llamar a mi representante para comentarle que debíamos revisar la idea. Igual, me tomó más tiempo pensarlo y conseguir la oración correcta para incluir también al director, Michael Patrick. Desde aquel día la película ha pasado por muchas manos.

¿Qué comentarios ha recibido?

Han sido muy positivos, incluso aquellos que nunca vieron la serie o no tienen ninguna conexión emocional. El guión tiene vida propia, no necesitas conocer la serie de Tv.

¿Y cómo recibe los elogios?

Es maravilloso e increíble haber logrado algo donde la gente se siente identificada. No nos habíamos dado cuenta del nivel alcanzado, incluyendo la audiencia que creció con el DVD.

El paso de la Tv. al cine es un sinónimo de éxito para cualquier actor. Pero cuando la fórmula se revierte, usualmente “suena” a fracaso. Cuando Sarah Jessica Parker aceptó el desafío de protagonizar la serie Sex and the City, conocía el reto y la presión de demostrar lo contrario. Aceptando la polémica de abarcar con madurez la sexualidad femenina, apenas si pidió como única condición evitar la filmación de cualquier escena desnuda. Y, sin darse cuenta, también descubrió la clave de esconder aquella cláusula, desplegando las mejores tendencias de moda, mientras imponía otras nuevas, como el trago Cosmopolitan o la abierta relación sexual femenina del siglo XXI. Noventa y cuatro episodios después, a lo largo de seis años, la más femenina telenovela americana se convirtió en un verdadero clásico en la historia de la televisión.

¿Alguna vez explicaron cómo se conocieron estas cuatro mujeres?

Nunca se dijo y yo no pregunté.


¿En qué medida afectó su carrera cinematográfica la serie de Tv.?

Hoy tengo muchas más ofertas que a lo mejor no hubiese tenido si no hubiera estado todos esos años en televisión y mucho más importante, si el show no hubiese tenido el impacto que tuvo. Realmente me cambió el panorama en el campo profesional.

Sarah Jessica Parker nació en Nelsonville, Ohio, el 25 de marzo de 1965, entre tres hermanos y cuatro hermanastros. Con parecidas ambiciones de triunfar en el mundo del espectáculo, la familia entera ya se había mudado a Nueva Jersey, cuando Sarah y cuatro de sus hermanos fueron seleccionados en la producción musical The Sound of Music  La novicia rebelde (la misma versión que Julie Andrews hizo famosa en cine). Sarah también protagonizó en Broadway el musical Annie y a los ocho años ya había debutado en televisión. Recién en la adolescencia, cruzó al cine con películas como Footloose, con Kevin Bacon, y Girls Just Want to Have Fun, con Helen Hunt. Aunque se le recuerda más junto a Nicolas Cage en Honeymoon in Vegas o Bruce Willis en Striking Distance y Steve Martin en L.A. Story.

En el teatro y Broadway siguió tomando importancia al protagonizar con su marido, Matthew Broderick, la obra How to Succeed in Business Without Really Trying, antes de ganar un premio Tony (el Oscar del teatro), con su participación en Once Upon a Mattress; hasta que aceptó la famosa serie Sex and the City donde también fue premiada con un Emmy después de seis nominaciones consecutivas.

¿Vio la encuesta de internet donde las mujeres eligieron a ‘Sex and the City’ como la película más esperada de la temporada?

La vi. Igual, no sé lo que puede traducirse al fin de semana del 30 de mayo.

¿Y qué opinan los hombres en general sobre ‘Sex and the City’?

Por lo que me comentan, es algo que pueden ver con la novia o la esposa. Dicen que al principio no les gustaba, que los llevaban a los empujones. Pero también tengo la impresión de aquellos que se animan a hablar, que es algo que hacen con una mujer en sus vidas, para compartir el momento.

 En las escenas de amor siempre aparece con ropa interior y jamás se la vio desnuda en cine ¿Discutieron el cambio para atraer al público masculino?

¿Qué puedo decirte? Tengo una cláusula en mis contratos donde no puede haber desnudos. Ha estado desde los ocho años.


¿Y nunca le trajo problemas?

No, no.

¿Le preocupa el cambio del físico con el paso de la edad? ¿Algún consejo al respecto?

No soy la mejor para dar consejos. Creo que los 20 años deberían servir para improvisar y viajar en la curiosidad. Los 30 es la edad para entrar en camino, darte cuenta de la libertad y desarrollar cierto interés. Y después, los 40,  le dan sentido a las otras dos décadas. Definitivamente soy más inteligente, estoy contenta de haber cometido aquellos errores que dieron a mi vida más sentido, basándome en los otros 20 años.

Casada con el actor Matthew Broderick, Sarah Jessica Parker tiene muy poco que ver con el inseguro personaje de la soltera Carrie Bradshaw. En la vida real, ella siempre encontró el balance familiar con el perfil profesional. Antes de su matrimonio, Sarah ya había vivido otros romances famosos. Estuvo casi siete años con Robert Downey Jr., en la década del 80, antes de salir con John Kennedy Jr. y el cantante Joshua Kadison. Gracias al hermano, Timothy Britten Parker, Sarah conoció a Matthew Broderick y se casaron el 19 de mayo de 1997. Y el mejor “final” (o principio) tuvo lugar el 28 de octubre de 2002, cuando en el Hospital Lenox Hill de Nueva York nació el único hijo, James Wilke.

¿Su hijo sabe algo de la película?

Me pregunta por qué tengo que salir a trabajar para Sex and the City, pero no tiene idea de lo que significa la película. Apenas si sabe que somos actores y por un tiempo pensó que todos los padres lo eran. Ahora se da cuenta que hay una pequeña diferencia.

¿Se imagina a su hijo cruzando la barrera del “sexo en la ciudad”? ¿Se lo imagina de novio con una mujer?

O un hombre (se ríe). Es muy difícil imaginar a mi hijo compartiendo cierta intimidad con cualquier mujer. Ni siquiera sé como va a ser a los 10 años, menos puedo imaginarlo en una relación íntima con una mujer a los 35. Por lo menos, espero estar viva.

¿Su esposo ya vio la película?

Vio una versión diferente de la película cuando la cinta era mucho más larga que la actual. Matthew tampoco es muy demostrativo, pero me elogió sin ningún tono falso. Para mí fue una tranquilidad. Estaba muy orgulloso.


¿Qué le cortaron en la versión definitiva de la película?

Toda una parte entera. El director debería contarlo, porque no quiero revelar ningún secreto. Hay un libro que hicimos, con todas las escenas que justo lo imprimieron cuando el director todavía estaba en la sala de edición. Y ahora nos damos cuenta que aquel libro cuenta una historia diferente. Es increíble.

También descubrimos una gran diferencia entre su boda y la de Carrie Bradshaw en la película: ¿Es verdad que usted se casó vestida de negro?

Sí, sí. (ríe) Ya llamo bastante la atención como actriz y, por alguna razón, con mi esposo teníamos la impresión de que ese día no debía ser el centro de atención. Por eso hicimos lo imposible por desafiar las ideas convencionales.

¿Al menos disfrutó el proceso de elegir el vestido perfecto de novia para el rodaje de la película? ¿Cuántos vestidos se probó esta vez?

Por lo menos cien. Empezamos a hablar sobre los vestidos de novia a principio de 2007 y fue realmente divertido. Y no porque haya cumplido el sueño del vestido que nunca tuve, sino porque había diseñadores muy reconocidos, vestidos transparentes, otros de los años 60, algunos de la década del 40. Eso te da una idea sobre el proceso que pasamos para filmar la película.

Premios con la serie

Globo de Oro en la categoría de mejor actriz de serie de Tv. comedia o musical en cuatro oportunidades: 2000, 2001, 2002 y 2004.

Screen Actors Guild Awards a miembro de una serie de comedia en 2002 y 2004.

Gracie Allen Awards a mejor actriz en una comedia en 2004.

Emmy a mejor actriz en una serie de comedia de televisión en 2004.

Temas relacionados