Un juego entre la luz y el espacio

El joven artista Juan Carlos Tovar presenta en ‘Genius loci’, una intervención en la galería Alonso Garcés que evoca aquella capilla construida en ese edificio en 1945.

Los planos de la galería Alonso Garcés registran que este edificio, ubicado en la carrera 5 con calle 26 fue construido en 1945 como una capilla liberal católica. Este dato fue el punto de partida para la creación de ‘Genius loci’, la instalación que el artista y arquitecto Luis Carlos Tovar presenta en este espacio artístico.

‘Genius loci’, que en latín quiere decir espíritu del lugar, es una intervención in-situ que evoca aquella capilla construida a finales de la época republicana y con fuertes influencias góticas.

El gran salón, en el segundo piso de la galería, se muestra amplio y vacío, con sus paredes y piso pintados en negro y en el techo un gran telón en el que se proyectan las sombras del altar, los reclinatorios y las sillas dispuestas para los feligreses.

Al fondo, está dispuesto un objeto en forma  ojival que refleja las sombras de los visitantes de la instalación y que el artista ha llamado “espejo negro”. Atrás, una serie de 28 esculturas representan los ornamentos propios de una capilla, en este caso son los encontrados de la Catedral Primada de Bogotá, que a manera de improntas tomadas de las paredes, lápidas y tallas, el artista trasladó hasta su instalación. Y un pequeño balcón rememora el lugar dispuesto para el coro de la iglesia.

Luis Carlos Tovar es  arquitecto pero prefirió el camino del arte y tiene como soporte y excusa para su trabajo, la luz y el espacio con los que hace evidente el paso del tiempo. “Me interesa someter al tiempo la invisibilidad de la arquitectura. Es decir, a través de una ventana se proyecta una luz, y se hace evidente el paso del tiempo a través de esa luz que se proyecta. Es así como sin la luz no tendríamos noción de tiempo”, comenta el artista.

Y en esta intervención, la marquesina de la galería hace las veces de gran proyector para que en ‘Genius loci’, el tiempo se haga visible. Verónica Molina, profesional en lenguajes y estudios socioculturales, describe la intervención como un espacio que rompe con las categorías estáticas de un lugar, cuyo espíritu se rehúsa a ser encasillado.

‘Genius loci’ no es la primera intervención de un espacio que realiza Tovar. En octubre del año pasado presentó ‘Naufragio’, una instalación en una antigua universidad, donde la luz también era protagonista y actualmente presenta también una intervención en el proyecto ‘El congelador’, convocado por jcArango y en el que participan dos artistas más y un colectivo de arte.

“Mi estrategia es la luz, la luz como cuerpo que se puede moldear, manipular y que le da vida a todo un espacio. Quería jugar con lo que pudo estar en este lugar hace mucho tiempo”, explica Luis Carlos Tovar, quien le hizo la propuesta directamente al galerista de hacer esta intervención. El trabajo de Tovar se caracteriza por el juego con los efectos de las luces, el espacio, las proyecciones y los reflejos, logrando elementos comunes entre la creación artística y la realidad, propiedades que se hacen evidentes en esta propuesta.

‘Genius loci’, abierta al público hasta el 14 de junio. Informes: Tel. 337 5827. Bogotá.

Temas relacionados

 

últimas noticias