Este jueves, homenaje a Andrés Escobar 15 años después de su asesinato

El escritor bogotano Ricardo Silva Romero presenta ‘Autogol’, novela en la que recrea el mundo de los comentaristas deportivos a partir de la muerte del antioqueño.

Hasta los villanos resultan adorables en el complejo escenario del fútbol. Allí, los malos pueden disfrutar de las mieles del triunfo mientras los buenos se sumergen en la angustia de la derrota. Por eso, para el escritor y crítico de cine Ricardo Silva Romero, el fútbol es una pasión que se vive (y muchas veces se padece) de la misma forma en que se lee un libro o se observa una película. En las tres actividades hay suspenso y se tiene la expectativa del desenlace.

Su afición al deporte de las multitudes, su facilidad para contar historias y su inagotable deseo de dejar en sus textos lecciones de vida, llevaron a Ricardo Silva a abordar el tema del fútbol desde la visión de Pepe Calderón, un comentarista deportivo de ficción, a quien se le va la voz cuando ve el autogol que anota Andrés Escobar durante el Mundial de los Estados Unidos en 1994.

“Hace tres años tenía pensado crear algo sobre un comentarista y me fijé mucho en Alfredo Castro, con él hablé bastante. Sin embargo, con el tiempo se me fueron ocurriendo varios detalles como que le afectara el calor, tenía que ser gordo y eso lo obligaba a ver las cosas desde la esquina. Esa es una imagen que tengo de Alfred Hitchcock porque él siempre se vio condenado a ver el recreo desde la esquina, en el patio, pero viendo a los demás jugar. Ese es el perfil de Calderón... una persona a la que siempre le tocó ver los partidos desde la tribuna”, afirma el escritor bogotano, autor de Relato de Navidad en La Gran Vía (Alfaguara, 2001), Tic (Seix Barral, 2003), Parece que va a llover (Seix Barral, 2005) y El hombre de los mil nombres (Seix Barral, 2006), entre otros relatos.

Autogol (Alfaguara, 2009) es la más reciente novela de Ricardo Silva Romero, en la que un personaje de la ficción como Pepe Calderón se mueve en un mundo real y un ídolo como Andrés Escobar se convierte en una leyenda transversal en el libro.

“Andrés Escobar, un tipo consecuente y firme, reemplazó en la selección nacional a Norberto Molina cuando todo el mundo decía que ese capitán era irreemplazable. Escobar era una persona de cabeza fría y era muy improbable que cometiera un error, por eso fue tan sorpresivo ese gol en su propio arco”, comenta Silva quien duró varios años investigando el entorno particular de los comentaristas deportivos, esos héroes cuya sabiduría llega hasta la mitad, pues sus frases son sentencias memorables que al fin de cuentas resultan no siendo muy ciertas.

Para Ricardo Silva los comentaristas deportivos y los escritores se parecen en la medida en que se encargan de lanzar una voz sin conocer muy bien su destinatario... son una especie de botella al mar.

 Conversación entre Ricardo Silva Romero, Enrique Serrano y Jesús Martín Barbero. Fundación Santillana. Calle 80 N° 9-75. 7:30 p.m. Entrada libre.

 

últimas noticias

La orgullosa voz de René Marie