Fobia, este viernes en concierto en Bogotá

Con veinte años de experiencia, esta banda mexicana sigue conquistando público.

En sus primeros conciertos le costaba mucho trabajo establecer las diferencias entre una guitarra y un bajo. En ese entonces, como un simple espectador y a varios metros de distancia, miraba con insistencia los dos instrumentos de cuerdas y en esencia eran idénticos. Con el paso del tiempo, El Cha!, el bajista de la agrupación mexicana Fobia, comprendió que las diferencias eran abismales y que ese instrumento de notas subterráneas era el puente entre el ritmo y la melodía. Le llamó la atención que el bajo nunca está pensando en destacarse dentro de una canción y que tiene a su cargo mediar a aquel dictador sonoro que exige cada día más destreza.

Para El Cha!, las guitarras, los teclados y hasta la batería tienen la libertad de hacer lo que quieran, mientras que el bajo es el responsable de marcar el tono y es el apoyo incondicional de la voz. Esa postura fue determinante para el surgimiento de la banda Fobia en 1987. Paco Huidobro en la guitarra, Leonardo de Lozanne en la voz, Iñaki Vásquez en los teclados, El Cha! en el bajo y Jay de la Cueva en la batería comenzaron un proyecto estudiantil que al poco tiempo alcanzó dimensiones insospechadas.

“Después de más de dos décadas, la esencia de Fobia se mantiene porque no hacemos las cosas de una manera fortuita, vamos haciéndolas como lo sentimos. Nosotros nunca hemos ido con la moda, ni hemos tratado de estar a la vanguardia, sino que vamos publicando la música que nos nace hacer. Durante estos años hemos hecho temas en los que nos alejamos y nos acercamos a lo que fueron nuestros orígenes”, manifiesta El Cha!, quien se considera un afortunado porque a su banda no le toca estar pendiente de fenómenos como la distribución y tampoco debe pensar en complacer gustos individuales.

Esta agrupación no es precisamente un colectivo que identifique a México, pero sí tiene mucha influencia de lo autóctono, porque sus integrantes nunca han tenido la intención de sustraerse de su ambiente y marginarse de lo que los rodea para hacer música.

Trabajos discográficos como Fobia, Mundo feliz, Amor chiquito, Leche y Rosa Venus han marcado la evolución de esta banda, que mezcla los sonidos clásicos de la guitarra, el bajo y la batería con propuestas modernas en las que incluye la participación de teclados y demás elementos electrónicos.

“Trato de no escuchar mucho la música nuestra. Recuerdo una vez que me puse a oír los primeros discos y me dieron ganas de llorar porque me emocioné mucho al saber que a los 19 años ya teníamos una idea sólida del rock. Nosotros nos conocimos en la primera y tantos años después con altas y bajas, con buenas y malas, seguimos adelante con este proyecto”, dice El Cha!, quien ya tiene muy claro que con su bajo tiene cuerda para rato.

Fobia, Superlitio y The Mills en Theatron, calle 58 Nº 10-34, a partir de las 8:00 p.m. www.tuboleta.com y 593 6300

Temas relacionados

 

últimas noticias

Lorca vuelve a ser un autor contemporáneo

Surrealismo neoestalinista