El arte musical se va directo al ‘corno’

El músico Eric Ruske estará en Preludio del Cartagena IV Festival Internacional de Música. 

El músico norteamericano es uno de los invitados al Preludio del Cartagena IV Festival Internacional de Música, que se realizará el 8 de septiembre en la Biblioteca Luis Ángel Arango.

La música es su necesidad y su deleite. El intérprete norteamericano de corno Eric Ruske ha dedicado su vida a ese instrumento y, gracias a su labor, la Fundación Salvi lo invitó al concierto Preludio del Cartagena IV Festival Internacional de Música 2010.

En este sonoro preámbulo estarán Stephen Prutsman, piano; Bella Hristova, violín, y Katarzyna Sadej, mezzosoprano.

Dicen que el corno es un instrumento transpositor, lo que quiere decir que lo que está en la partitura no es lo mismo que se escucha… ¿eso es cierto?

Lo único que eso quiere decir es que uno tiene que transponer. Hay muchos instrumentos transpositores, así que el músico debe saber leer una partitura y también debe tener la capacidad de identificar cómo suena.

¿Por qué le llamó la atención el corno?

Cuando tenía ocho años quería tocar la trompeta, pero en el plan de música del colegio, cuando llegaron a la R de mi apellido, ya no quedaba ningún cupo y lo único disponible era un cuerno. La verdad es que hubiera sido un pésimo trompetista.

¿El sonido del corno usted lo asemeja con qué?

Bueno... mis hijos dirían que suena como un elefante… No sé, creo que lo fantástico del corno es que puede sonar como cosas muy distintas, puede ser fuerte y rudo como un elefante y otras puede ser muy dócil.

¿En qué momento supo que se dedicaría a la música y que quería ser intérprete del corno?

Mmm… ¿ayer? La verdad es que cada día tomo la decisión. Mi padre era muy rígido y siempre me exigía que tocara mucho. El talento no lo heredé, fue sólo practica y grandes maestros.

Usted dirige el seminario de corno del Instituto Tanglewood, en la Universidad de Boston, ¿tiene acogida ese seminario?

Tengo 46 alumnos y llevo 25 años como maestro. Tocar y enseñar para mí son dos cosas complementarias. Lo más grandioso de enseñar es que siempre es distinto. Cada estudio trae sus propias cuerdas. Soy un estudiante más y me siento afortunado de enseñar algo que me gusta.

Usted fue el corno principal asociado de la Orquesta de Cleveland y participó en el quinteto Empire Brass, ¿qué recuerda de esas experiencias?

Fui muy afortunado de haber obtenido ese trabajo. Era tan joven y el director me dio una gran oportunidad. Ambas experiencias fueron únicas. Me sentí como un estudiante en las dos orquestas.

Es solista desde 1986. ¿Es difícil sobresalir con un instrumento que no está en la primera fila de una orquesta?

Claro. Es lo que llaman instrumentos laterales. Es difícil que contraten a un solista de corno. Sin embargo, hay cientos de violinistas o pianistas en competencia y no tanto intérpretes de corno. Volverse un solista fue difícil, pero estoy en un punto de mi carrera en que ya no lo es.

¿Quiere que sus hijos se dediquen a la música?

Ambos quisieron aprender a tocar violín y los dos pretendieron abandonarlo, pero no se los permití porque espero que, de la misma manera, aprendan idiomas y matemáticas. Es parte de la educación o como aprender a nadar.

¿Cómo ha sido la receptividad de sus cinco discos?

Siempre me sorprende que alguien los tenga, incluso mis padres. Los hice porque me hacen un mejor músico y forma parte de mi carrera y de mi formación como intérprete de corno. No los hice para volverme rico y famoso.

¿Cómo recibe usted la invitación para el Preludio del Cartagena Festival Internacional de Música de Cartagena 2010?, ¿qué conoce de este Festival?

Conozco a Stephen Prutsman desde hace muchos años. He oído grandes cosas del Festival y tengo muchas ganas de ir. Espero tener algo que ofrecer allá.

¿Qué proyectos tiene?

Después de Colombia estaré en Florida, pero vivo del momento y no tengo grandes planes.

 Sala de Conciertos Biblioteca Luis Ángel Arango. Martes 8 de septiembre, 6:30 p.m. Tel.: 6 220252.

últimas noticias

Humor político: útil, revelador y necesario

contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar