Dostoievski vale por cuatro

Con la exhibición de ‘Los Demonios’, el Teatro Libre finaliza la temporada de la tetralogía.

Durante más de cuatro años un grupo de gestores culturales encabezado por Ricardo Camacho y la dramaturga Patricia Jaramillo emprendió el difícil reto de leer, resumir y adaptar las creaciones más relevantes del novelista ruso Fedor Mijailovich Dostoievski (1821-1881), uno de los escritores más influyentes en la escena intelectual del siglo XIX.

El trabajo comenzó en 2006 con Crimen y castigo, todo un complejo mundo lleno de matices humanos. A esta exigente labor le siguió la adaptación al lenguaje de las tablas de El Idiota, en la que el colectivo se demoró varios meses hasta que se pudo presentar con todo éxito en las salas del Teatro Libre de Bogotá.

Con dos obras adaptadas y aplaudidas, Camacho y sus colaboradores sacaron fuerzas para asumir una nueva actividad a partir del clásico Los hermanos Karamazov, él último gran texto de Dostoievski en el que aparecen consignadas todas sus preocupaciones éticas y religiosas que se develaban en muchas de sus creaciones iniciales.

Sin embargo, faltaba una obra para cerrar el gran ciclo y la seleccionada fue Los Demonios, que se estrenó con rotundo éxito a mediados del año pasado.

Este año, para consignar todo lo hecho en este último lustro de trabajo, el Teatro Libre realizó un ciclo de un mes de duración con sus cuatro adaptaciones de la obra del novelista ruso. Por eso los jueves, viernes y sábado de febrero y el comienzo de marzo se dedicaron en exclusiva a confirmar, durante dos horas cada día, la importancia de Dostoievski en la dramaturgia contemporánea de Occidente.

Hoy y mañana finaliza este ciclo especial con Los Demonios en el Teatro Libre de Chapinero, calle 62 N° 9-65. Informes y boletería en el 2 17 19 88 y en www.teatrolibre.com.