Una función patriótica

El espectáculo del Circo de Colombia es uno de los más concurridos en el marco del Festival Iberoamericano de Teatro.

Un payaso se desmaquilla con detenimiento para descubrir su rostro, dejar atrás la comedia y ponerse el uniforme de soldado para ir a luchar por su país. Esa es la escena más conmovedora para el público que con aplausos agradece, a la vez, un espectáculo circense y la labor del Ejército colombiano.

El Festival Iberoamericano de Teatro tiene entre sus invitados al Circo de Colombia, un grupo con 17 años de trayectoria que le apuesta al arte y al reconocimiento del militar.

La idea fue concebida por los Hombres de Honor de Medellín, que hicieron una carpa con el fin de acercarse a las comunidades a través del espectáculo. Luego se crearon cuatro circos militares en Cali, Bucaramanga, Villavicencio y Bogotá. El último, de la Brigada Trece, es el más consolidado actualmente.

Dirigido desde el inicio por el sargento primero Óscar Francisco Yela, el circo se desplaza durante todo el año a los distintos municipios para acercarse a las comunidades con cuatro funciones diarias gratuitas.

Un total de 30 jóvenes soldados se han convertido en malabaristas, gimnastas y payasos expertos en cuerda para llevar alegría y un mensaje específico: Los soldados son personas comunes y corrientes, a los que no se debe temer porque son los protectores de la comunidad. “Para el Festival hemos hecho una función especial, más artística, en la cual no hay diálogo. Es un espectáculo visual”, afirma el director.

El orden es una de las mayores características de la presentación. Apenas se entra en la carpa azul, los soldados reciben a los asistentes con un apretón de manos y los ubican en las graderías. A partir de ese momento, la música invade el escenario para darle apertura a los actos de clown y acrobacia. Las miradas se centran en los cuerpos flexibles de aquellos artistas que han estado en la selva y que en ese instante sólo tienen sonrisas para ofrecer. “Queremos llevarle a cada persona un mensaje de esperanza, de sueños, paz y tranquilidad. Hacemos énfasis en que el arte no tiene fronteras. Aquí puede acercarse cualquiera, porque todo el mundo es bien recibido, se va a divertir y no se va a arrepentir de haber entrado”, continúa el sargento.

La puesta en escena del Circo de Colombia evidencia un gran talento en malabares y piruetas en monociclo. El espectáculo integra en un mismo espacio las habilidades artísticas y el amor por el país. Ejemplo preciso para demostrar que la vida es más que un uniforme.

Presentaciones del Circo de Colombia

‘Más que un espectáculo’, del Circo de Colombia, tiene funciones entre las 3:00 y 6:00 p.m., todos los días, hasta el 4 de abril.Los interesados pueden acercarse a Ciudad Teatro y dirigirse a la zona verde del Coliseo cubierto polideportivo en la carpa número 2.Ciudad Teatro Av. 68 Nº 4A-47.