Evoluciona el cine erótico

Paco Gisbert, el crítico de cine porno más importante de España, habla de su trabajo.

Todos los sábados, a las 12:30 de la madrugada, llega “el pornógrafo” al programa de televisión español Sexo al cien. Se trata de Paco Gisbert, periodista oriundo de Valencia, quien tiene una sección en el programa donde reseña una película de cine erótico que él considera relevante.

Su trabajo como experto en esta materia comenzó hace más de 15 años. Se dedicaba a escribir guiones para programas de televisión y en ese medio conoció a diferentes personajes relacionados con el cine porno. “Antes escribía en un medio impreso para divertir a los lectores, ahora escribo guiones de películas para excitar a los espectadores”, comenta Gisbert, quien también hace crítica en El País de España, la revista Interview, entre otros.

Para Paco, el éxito de una película pornográfica reside en la capacidad que tenga la historia para contar de forma amena los momentos que anteceden la escena de sexo. “Como en cualquier película convencional, se deben crear buenos personajes, puntos de giro, pero sobre todo, darle preferencia a las escenas de sexo. Esa es la mayor diferencia con una película de cine convencional”, cuenta el crítico.

A la hora de escribir sus guiones, Paco trata de ser equitativo con los gustos femeninos y masculinos, pues afirma que el cine porno pone siempre al hombre en un papel dominante, olvidándose que es la belleza de la mujer la que vende una película, y que además, son ellas quienes más cobran por escena erótica (3.000 euros). Así que antes de poner el punto final de su historia, acude a sus amigas para preguntarles por detalles que las podría excitar.

“En España, en los últimos cinco años, la gente ha empezado a ver el cine porno como algo muy normal, especialmente las mujeres que antes sentían cierta vergüenza. Ahora son ellas mismas quienes aceptan que conocen algunos actores de estas cintas y lo afirman sin miedo”, agrega Gisbert.

Y es que los españoles no podrían ignorar que fue su país, precisamente, el que vio nacer hace 35 años a una de las estrellas del cine erótico más importantes del mundo: Nacho Vidal, amigo y colega de Gisbert. “Todo el mundo pensaría que Nacho y algunas actrices de su talla son unos degenerados que se la pasan todo el día teniendo sexo, y no es así, son personas muy sencillas, equilibradas, que además resultan ser muy divertidas y descomplicados, como Nacho”, argumenta el español.

La estrella de cine porno y el crítico aterrizaron en Bogotá hace un par de días para dictar un seminario de cine  erótico español que finaliza hoy, en el cine club El muro.

85765

2008-10-23T21:03:00-05:00

article

2008-10-23T23:33:43-05:00

none

Mónica Diago

Cultura

Evoluciona el cine erótico

27

2652

2679

Temas relacionados