Boyacá, atractivo para visitar

Es símbolo de libertad y territorio de un gran conglomerado de pueblos declarados monumentos históricos.

Construcciones que datan de la época de la colonia, pasando por el republicanismo, llegando hasta el modernismo, y todo esto mezclado con la naturaleza, se convierten en el as bajo la ruana de Boyacá. Por algo este departamento siempre se encuentra en la agenda de viajes por hacer de los colombianos que desean recoger sus raíces e impregnarse de una verdadera cultura, representativa de la idiosincrasia nacional.

El recorrido puede empezar en Tunja, capital del departamento. Allí los visitantes vivirán plenamente el turismo histórico contemplando el Puente de Boyacá, la Casa de Juan de Vargas, la Casa del Fundador, hermosas Iglesias con sus antiguos cuadros y retablos en oro, el Paredón de los Mártires, donde quedaron impresos los impactos de los fusiles que llevaban los héroes patrios; sitios llenos de leyenda como el Pozo de Hunzaúa, el Panóptico, hoy Biblioteca Patiño Roselli, y el Mono de la Pila, entre otros tantos lugares que permitirán a los visitantes entrar en una máquina del tiempo.

Oferta para todos los gustos y presupuestos

Villa de Leyva

Calles empedradas que enmarcan las casonas blancas, adornadas con balcones y faros, además de plazoletas, parques y la inigualable Plaza Mayor conforman la muestra de esta emblemática ciudad colonial, considerada  una de las más bellas del país. No se pueden dejar de visitar el Santuario de Flora y Fauna de Iguaque, el observatorio solar en la zona desértica, el Museo El Fósil, el Parque Arqueológico, además de practicar algunos deportes de aventura. 

Ráquira

Ubicada por la vía a  Villa de Leyva. Sus calles y casas llenas de colorido, impreso en el sinfín de artesanías, recrean la mirada de los turistas. Aquí se pueden adquirir hermosas piezas hechas en arcilla, realizar turismo ecológico y visitar el Museo de La Candelaria, el Puente de los Enamorados y la cueva del ermitaño.

Chinavita

En este municipio que se encuentra hacia el oriente del departamento por la vía que conduce a Garagoa, se puede realizar turismo ecológico al Cerro Mamapacha y a la Laguna de Cupavita, donde se podrán encontrar cabañas y posadas disponibles para turistas.

Sogamoso

Llamado ‘Morada del Sol’, esta ciudad fue centro religioso de los muiscas, quienes erigieron un gran santuario, construido en forma circular y decorado en su interior con láminas de oro. No olviden visitar el Museo Arqueológico Suamox, el Monumento al Sol, y realizar caminatas por el Páramo y la Laguna de Siscuensí.

Iza

Ubicado en la provincia de Sugamuxi, a 20 minutos de Sogamoso, este municipio fue declarado Monumento Nacional. Allí el turista además de disfrutar de hermosos paisajes, podrá relajarse en aguas termales azufradas. También comprar cobijas, ruanas y tapices originales de la tierra donde mejor los hacen: Boyacá. La oferta hotelera es amplia y se acomoda a cualquier presupuesto.

Jenesano


Apacible municipio, con un clima agradable donde el turista podrá disfrutar de las mejores garullas y truchas del país. Cuenta con buena infraestructura hotelera y espacios para practicar deportes. Allí también se pueden realizar interesantes caminatas ecológicas.

Paipa

Este es uno de los destinos más destacados del departamento gracias a sus medicinales aguas termales del hermoso Lago Sochagota, donde se pueden practicar deportes náuticos, hacer caminatas, practicar la pesca y visitar el Monumento al Pantano de Vargas, donde se dio una batalla decisiva en el proceso de independencia del país. Este municipio cuenta con una gran infraestructura hotelera.  

Duitama

Llamada “La Perla de Boyacá”, está situada en el fértil valle del Chicamocha. En este municipio se encuentra el pintoresco ‘Pueblito Boyacense’, lugar de residencia para artesanos, músicos y diferentes artistas. El museo de Arte-Religioso es otro lugar para no perderse en esta población.

Además de Villa de Leyva y Paipa, Boyacá, ofrece admirables destinos históricos, arquitectónicos y culturales.

Otros sitios son:

Laguna de Tota: la más grande de Colombia y la tercera de Suramérica. Su riqueza paisajística es lo mejor para apreciar. Playa Blanca es uno de sus inigualables escenarios.

Sierra Nevada del Cocuy: hay 18 picos cubiertos de nieve y 14 nevados temporales. En los valles glaciares de sus montañas se forman más de 300 lagunas.

Santa Sofía: especial para la práctica de deportes de aventura.

Sutamarchán: museo y monasterio Santo Ecce Omo y las Ruinas de Yuca.

Moniquirá: espeleología y buena gastronomía.

Chiquinquirá: Plaza de la Libertad, estación del ferrocarril, Calle Real, puente de La Balsa, Paso de la Ruta Comunera y Castillo del Olimpo.

Arcabuco: turismo de aventura (rappel, espeleología), senderismo, recorridos a caballo  y mirador La Palma.

Temas relacionados