Cómo conquistar a una mujer bailando

Un experimento británico reveló cuáles son los movimientos que hacen a un hombre irresistible.

El movimiento juega un papel importante en el cortejo entre animales, con el macho desplegando elaborados bailes para mostrarle a la hembra, con su buen estado físico y sus aptitudes, que es el mejor candidato. En los seres humanos, el baile también tiene un rol destacado en la atracción entre sexos. Hasta ahora no se sabía qué clase de movimientos masculinos atraían a las mujeres, pero un grupo de psicólogos de la Universidad de Northumbria, en Newcastle (Reino Unido), dice haberlo averiguado en una investigación que publicaron en la revista Biology Letters.

Según el estudio, una mujer distingue a un buen bailarín y, por ende, a un hombre atractivo de uno que lo es menos, por la envergadura y la variabilidad del movimiento de su tronco y de su cuello, así como por la velocidad a la que mueve su rodilla derecha. La investigación, liderada por Nick Neave y Kristofor McCarty, identificó por primera vez las potenciales diferencias biomecánicas entre los buenos y los malos bailarines. A juicio de Neave, tales movimientos "pueden emitir señales al sexo contrario sobre la calidad reproductiva de ese hombre, en términos de salud, vigor o fuerza".

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores grabaron a 19 voluntarios, entre los 18 y 35 años, con cámaras 3D mientras bailaban una serie de ritmos básicos. Un programa informático tradujo la imagen de los movimientos a representaciones gráficas neutras con forma humana, para que las 35 mujeres participantes en el estudio pudieran contemplar la figura de sus parejas y la manera como se movían al ritmo de la música sin estar condicionadas por la apariencia física de cada individuo.

Los resultados mostraron ocho pasos que marcaban la diferencia, que hacían a los hombres más deseables para sus parejas: el movimiento del cuello, del tronco, del hombro y la muñeca izquierdos, así como la velocidad del movimiento de la rodilla derecha.

Nick Neave explicó que se trata "del primer estudio que muestra objetivamente lo que distingue a un buen bailarín de uno malo. Los hombres de todo el mundo estarán interesados en saber qué movimientos pueden hacer para captar la atención de las mujeres. Y nuestra intención al realizar este trabajo era la de poder mejorar sus posibilidades de conquistar al sexo contrario con su forma de bailar".

Temas relacionados
últimas noticias