Comienza cirugía al sistema de salud

¿Triunfará el gobierno de Santos donde fracasó el de Uribe? El clima de diálogo nacional sopla a su favor.

El año 2010 comenzó para los colombianos con un intenso debate sobre una reforma al sistema de salud disfrazada de "emergencia social". Todo apunta a que cuando lleguen los villancicos, la natilla y las novenas de fin de año el tema sobre la mesa seguirá siendo el mismo.

Aunque expresiones como régimen contributivo, régimen subsidiado, unidad de pago por capitación, Fosyga, POS y no-POS, IPS y EPS forman parte de una jeringonza que pocos entienden, se trata sin duda de un asunto que afecta profundamente la vida de los 45 millones de colombianos.

Por esto es que a tan sólo un mes de posesionado el nuevo gobierno, dos proyectos de ley -uno de ley ordinaria y otro de ley estatutaria- buscan abrirse paso en la agenda legislativa para corregir los vicios que después de 17 años de formulada la Ley 100 tienen al sistema casi en estado de coma.

Con el proyecto de ley ordinaria, presentado por la senadora Dilian Francisca Toro y al que se irán sumando las propuestas de distintos sectores sociales, se pretende hacer algunos ajustes importantes y urgentes al sistema. Con el proyecto de ley estatutaria, el Gobierno busca fijar definitivamente lo que el Estado debe y no debe a los ciudadanos en materia del derecho a la salud.

Resulta curioso que hace apenas una década, en el año 2000, la Organización Mundial de la Salud premiara al sistema colombiano con el primer lugar en todo el mundo por su equidad financiera. Un mérito que se diluyó con el paso del tiempo. Hoy las cuentas ya no le cuadran a nadie. El déficit ronda los $2,5 billones de pesos.

Para empezar, se prometió salud a todos basados en un equilibrio que nunca existió. Se suponía que el sistema funcionaría con el 70% de colombianos en el régimen contributivo y 30% en el subsidiado. Desafortunadamente, en un país con tasas de desempleo e informalidad tan altas se invirtió la balanza: más de la mitad de los afiliados son subsidiados y apenas el 39% contribuyen con aportes.

Según el investigador Fernando Ruiz, del Centro de Proyectos para el Desarrollo de la Universidad Javeriana, a este descalabro se sumaron otros factores como el cambio del perfil epidemiológico, es decir, el envejecimiento de la población y la aparición de enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, mucho más costosas de atender que enfermedades como el dengue, la malaria, desnutrición y demás patologías propias de otros países en vías desarrollo.

También contribuyeron al desequilibrio los abusos de pacientes y médicos reclamando a través de tutelas tratamientos exageradamente costosos así como las triquiñuelas de hospitales, clínicas y los laboratorios farmacéuticos para facturar más de la cuenta. La Sentencia T-760 de la Corte Constitucional terminó por acelerar la crisis al obligar al Gobierno a igualar los Planes Obligatorios de Salud, es decir, la lista de beneficios que tiene cada paciente a la hora de ser atendido.

En busca del consenso

"La ley ordinaria ya está en trámite y la ley estatutaria será presentada en dos semanas. Hemos realizado audiencias públicas, estamos en las regiones y el Gobierno abrió mesas de diálogo, porque el objetivo es escuchar a todos los sectores y hacer una ponencia que concuerde con la realidad del país", explicó la senadora Toro.

Por su parte, organizaciones de pacientes, médicos y la academia han abierto espacios de discusión para sumarse al debate con propuestas. A diferencia del rechazo que generó "la emergencia social" del gobierno anterior, esta vez se respira un cierto optimismo respecto a los frutos que pueda dar el diálogo.

Pero realizar una profunda cirugía al sistema de salud, asunto en el que todos parecen de acuerdo, no significa que estén soñando con el mismo resultado. Las desavenencias entre los sectores sociales ya comienzan a hacerse notar y el lobby y las presiones también aparecieron.

Por ejemplo, mientras en Cali se llevaba a cabo una audiencia pública en la que el presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales, Juan Carlos Giraldo, propuso centralizar todos los recursos del sistema en una especie de banco y quitar esta función a las EPS, en Bogotá el decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, Álvaro Cardona, criticaba el proyecto presentado por la senadora Dilian Francisca por considerar que se trata de un simple reforzamiento del actual sistema y no toca las fibras profundas.

El debate apenas comienza y al menos, por ahora, todos los actores están optimistas y abiertos al diálogo.

¿Qué busca el Gobierno?

El Ministerio de la Protección Social presentará a lo largo de este mes dos proyectos de ley (ver infografía), mediante los cuales se pretende hacer ajustes al sistema de salud para garantizar su calidad, sostenibilidad y que todos los colombianos tengan acceso a los servicios. Aunque en algunos puntos los sectores involucrados (pacientes, hospitales, médicos, EPS, etc.) no están de acuerdo, sí hay un consenso en la necesidad de adelantar una reestructuración del sistema que permita avanzar en temas estructurales, como la equidad y el financiamiento del mismo.

Crear un banco de salud

Para Juan Carlos Giraldo, de la Asociación Colombiana de Clínicas y Hospitales, el proyecto de ley tiene algunas virtudes, pero cree que se está dejando por fuera un ajuste serio al esquema de aseguramiento. Su propuesta apunta a que se implemente un sistema de administración regulada, donde los recursos sean controlados por una especie de banco central y las EPS cumplan el papel de coordinadoras logísticas. "Antes eso era una herejía, pero ahora hay un mejor ambiente para tratar estas modificaciones al sistema", dijo Giraldo.

"Que se tenga en cuenta a los pacientes"

Douglas Mora, de las Veedurías Ciudadanas por la Calidad de Vida, dice que sin duda se trata de discusiones muy álgidas y pidió al Gobierno que se tenga en cuenta a las asociaciones de pacientes. "Nos dicen pacientes porque aguantamos de todo", fue el comentario que hizo Mora en el Hotel Tequendama, donde se reunió con representantes de la academia el pasado viernes. Insistió en la importancia de contar con un sistema de salud basado en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

"No resuelve problemas estructurales"

Las facultades de medicina, así como otras organizaciones gremiales, tienen programada una serie de encuentros regionales para discutir la reforma a la salud. El viernes pasado la cita fue en Bogotá bajo la tutela de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia. Su decano, Álvaro Cardona, dejó en claro que los investigadores y académicos no van a aceptar "cambios cosméticos" al sistema de salud y que no resuelvan los problemas estructurales. En su opinión, el proyecto presentado por la senadora Toro no corresponde a la profunda reforma que necesita el país.

La Nueva EPS y las enfermedades huérfanas

Uno de los temas que más preocupan a José Fernando Cardona, presidente de la Nueva EPS, son los altos costos de para el sistema de quienes sufren de enfermedades huérfanas o de alto costo como la hemofilia.

En la entidad que dirige están la mayoría de pacientes del país con estas patologías y el costo de una emergencia de alguno de ellos puede llegar a costar hasta $4 mil millones.

Por eso, además de considerar necesario que en la reforma a la salud quede claro de dónde van a salir los recursos para garantizar que toda la población tenga acceso al sistema y cómo se va a garantizar la sostenibilidad de los hospitales, dice que es necesario tener unos prestadores certificados que brinden una atención integral a quienes sufren enfermedades raras y de alto costo, y destinar recursos del Presupuesto General de la Nación para cubrir sus gastos.

Diálogos por la salud

Hasta este miércoles el Ministerio de la Protección Social llevará a cabo los encuentros con los diferentes actores del sistema de salud, como las EPS, los pacientes, la Federación de Municipios, entre otros, para conocer sus inquietudes con respecto a la reforma a la salud.

El 20 de septiembre comenzarán unas mesas temáticas, en las que el Gobierno se sentará con todos estos actores para tratar 11 aspectos, cada uno de los cuales será discutido durante tres días:

1. Financiamiento.

2. Política farmacéutica.f

3. Aseguramiento.

4. Evaluación de tecnologías.

5. Prestación de servicios.

6. Inspección, vigilancia y control.

7. Promoción de la salud.

8. Estructura del sistema.

9. Atención primaria en salud.

10. Rectoría.

11. Salud pública.