En 2050 se triplicarían los casos de demencia

En el marco del Día Mundial del Alzhéimer dos entidades europeas presentaron alarmante informe.

El aumento en la longevidad de la población del mundo se ha convertido en un serio problema de salud pública por cuenta de enfermedades como la demencia. Actualmente, cerca de 35 millones de personas sufren de esta enfermedad que afecta las habilidades cognitivas y motoras, el lenguaje, la memoria y la concentración, haciendo en muchos casos que la persona ya no pueda valerse por sí misma.

Este año se han invertido por lo menos US$600 mil millones en tratar a quienes han sido diagnosticados con este mal y se calcula que en la atención de enfermedades como el alzhéimer (la principal causa de demencia) se ha gastado más del 1% de la riqueza del planeta. La cifra también supera las ganancias de compañías como la cadena de supermercados Wal-Mart o la petrolera Exxon Mobil.

Los expertos temen que de no fortalecerse los programas de prevención, los casos se dupliquen para 2030 y se tripliquen en 2050. Investigadores del Instituto Karolinska de Suecia y el King’s College de Londres presentaron este martes un informe en el que alertan a la Organización Mundial de la Salud de la necesidad de declarar la demencia como una prioridad y en este sentido instar a las naciones a que lideren investigaciones y destinen una mayor parte de su presupuesto a la prevención y al fortalecimiento de los programas de atención al adulto mayor y a los cuidadores de los pacientes con demencia.

En el documento, que ha generado una fuerte preocupación entre la comunidad médica, también se advierte sobre el riesgo de que los casos y los gastos para atender la enfermedad se disparen dramáticamente en países y regiones donde hay una mayor expectativa de vida, como China, India y América Latina. Hasta ahora, explicó Martin Prince, uno de los coautores del informe, “las mayores inversiones en el tratamiento de lo que podría convertirse en una epidemia, estamos hablando del 70% del total del dinero que destinan todos los países para atender a los pacientes con demencia, las han hecho las naciones europeas, Estados Unidos y Canadá.

Sin embargo, Prince y sus colegas encontraron que todavía es necesario fortalecer los programas de atención y brindarles asesoría y apoyo a los cuidadores que acompañan todo el tiempo a quienes sufren de este mal, pues debido al desgaste y al sufrimiento que les causa ver a la persona deteriorarse con el paso del tiempo pueden desarrollar trastornos depresivos.

En Colombia la situación también es preocupante. Según la última Encuesta Nacional de Salud Mental, realizada por el Ministerio de Protección Social, dos de cada cinco personas han presentado síntomas de algún trastorno y aunque la depresión y el estrés son las enfermedades de mayor prevalencia, la demencia ha comenzado ha ganar terreno debido a que la expectativa de vida se ha incrementado al igual que la población de personas mayores de cien años. Desafortunadamente, el país no cuenta con suficientes médicos geriatras para orientar la atención integral a los adultos mayores.

Marc Wortmann, director de la Organización Internacional del Alzhéimer, aprovechó la celebración del día mundial de esta enfermedad para hacer un llamado a las autoridades de salud del mundo: “La escala de la crisis exige una acción global. La historia muestra que las grandes enfermedades pueden ser manejables e, incluso, se pueden prevenir. Por eso, los políticos deberán hacer inversiones sustanciales en investigación y tratamiento”.

Temas relacionados
últimas noticias

Fútbol sin arquero para ‘cracks’

El poder de la sugestión