Así comenzaron los microciclos en la era Pékerman

Con 16 jugadores la selección trabajará hasta este martes en el estadio de Techo, en Bogotá.

Hubo mucha parsimonia para ser un microciclo. Uno muy criticado por demás. Sus ayudantes demoraron eternidades llenando con conos y platillos el campo húmedo del estadio de Techo, en Bogotá. Es que, en esencia, los entrenamientos eran el fin último de este llamado de 16 jugadores por el técnico de la selección de Colombia, José Néstor Pékerman. Nada de amistosos ni partidos.

Este lunes, en la casa de la Equidad, al occidente de la capital, el estratega argentino realizó el primer entrenamiento en Colombia, pues el primero como seleccionador fue en febrero pasado en Miami, días antes de enfrentar a México en un amistoso

El argentino no tuvo prisa. Vestido con la sudadera azul oscura de la selección y unos tenis naranjas tan llamativos como su blanca testa, Pékerman no habló mucho tampoco. De hecho, no atendió a la prensa, pues seguramente lo hará en dos semanas. El misterio como filosofía de trabajo, aunque se supo que en la mañana realizó una charla con el grupo en la que explicó su estilo de trabajo y recalcó el hecho de que los futbolistas del equipo nacional deben cuidar su imagen y ser ejemplos en sus respectivos clubes.

En la tarde solamente habló con su asistente Pablo Garabello, pues sus ayudantes fueron los interlocutores con los jugadores. Es que Pékerman es más de analizar. “Ve partidos de fútbol todo el día. Como tiene muchos colaboradores, cada uno les hace seguimiento a futbolistas distintos. Ve videos, partidos, de todo. Es impresionante”, le dijo a este diario un allegado al argentino.

Este lunes también fue el bautizo para muchos jugadores que se pusieron por primera vez la camiseta de la absoluta, que defendieron a rajatabla el propósito de estos microciclos, que no buscan más que entrenamientos y manejo de grupo.

“Yo lo veo en buena forma, creo que no se jugarán partidos amistosos, pero hay que darla toda en los entrenamientos para seguir acá. Pienso que es una gran oportunidad. Para mí lo es, es el resultado de un buen trabajo, aunque no niego que me cogió por sorpresa”, explicó John Fredy Pajoy, delantero del Once Caldas.

Hay un positivismo y una alegría desbordados entre los jugadores. Así muy pocos, seguramente, vayan a ser tenidos en cuenta para los partidos contra Perú y Ecuador por eliminatorias. “Sí, de pronto sea una suerte que llamen a dos o tres después. Pero esta oportunidad no la podemos desaprovechar, porque todos queremos estar aquí”, dijo, por su parte, Jonathan Copete, atacante de Santa Fe.

Este martes se realizará el segundo entrenamiento del grupo, a las 9:00 de la mañana en Techo.