Falcao sí llegó a la final

El colombiano intentará su segundo título en línea, luego de ganar en 2011 con el Porto.

Y sí, sí hubo final española. No la que el mundo del fútbol esperaba con ansia y había anticipado sin jugarse las series semifinales, la de Real Madrid y Barcelona por la Champions League. Ayer dos equipos ibéricos, menos mediáticos, pero también históricos, se clasificaron a la gran final de la Liga de Europa: Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao, tras dejar en el camino al Valencia y al Sporting de Portugal, respectivamente.

Y en ella habrá sabor colombiano, el del goleador del equipo colchonero, Radamel Falcao García, quien llega por segunda vez consecutiva a esta instancia, luego de ganar la corona la temporada pasada con el Oporto de Portugal y erigirse como el máximo goleador con 17 tantos, quebrando de paso el récord histórico de 15 que Jürgen Klinsmann había marcado en la edición 1995-96 con el Bayern Múnich.

Allí, también presente, está el defensa nacional Luis Amaranto Perea, quien aunque no es titular habitual del equipo del argentino Diego Simeone, ya ajusta ocho temporadas con el equipo madrileño, con el que ha ganado la Copa Intertoto de la Uefa (2007), la Europa League (2010) y la Supercopa de Europa (2010).

El Atlético de Madrid superó ampliamente al Valencia y jugará la séptima final continental de su historia, desde la Recopa ganada en 1962 ante el Fiorentina, hasta la cita del próximo 9 de mayo en Bucarest, pasando por la derrota en la Copa de Europa de 1974 ante el Bayern.

Ahora el equipo rojiblanco vuelve a una final. Las más recientes, en 2010, le dieron dos títulos: uno, el de la Liga Europa, en la ciudad alemana de Hamburgo contra el Fulham (2-1), con dos goles, uno de ellos en la prórroga del uruguayo Diego Forlán, y otro, la Supercopa, con el Inter de Milán (0-2) en Mónaco.

En el partido de ayer se impuso 1-0 en su visita a Valencia con un gol de Adrián López, tras su triunfo 4-2 de la ida, mientras que su rival de la final, el Athletic de Bilbao, le ganó 3-1 al Sporting de Lisboa, superando el 2-1 adverso de la ida. En la final el Atlético no podrá contar con el portugués Tiago Mendes, expulsado ayer por protestar.

El Valencia, que no disputa una final de un torneo europeo desde su título en la Copa de la Uefa en 2004, tendrá que conformarse con tratar de asegurar su tercer puesto en la Liga española, lo que permitiría clasificarse directamente para la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones.

El duelo será de equipos españoles, pero de técnico argentinos, pues el Athletic de Bilbao, 35 años después de su única final en un torneo europeo, se clasificó de la mano de Marcelo Bielsa, ganando con un gol histórico de Fernando Llorente en el minuto 88.

Los vascos aspirarán a su primer título europeo, algo que no pudieron conseguir en aquel histórico 1977, cuando alcanzaron la final de la Copa de la Uefa y cayeron allí en un emocionante duelo con la Juventus italiana. La ferocidad de los leones quedó demostrada esta temporada en la Europa League, donde se ganó el respeto de todos derribando al ultrafavorito Manchester United en los octavos de final y en cuartos al Schalke 04, en ambos casos ganando en los duelos de ida y de vuelta. La derrota 2-1 de la ida en Lisboa ante el Sporting parecía complicar el camino hacia Bucarest, pero ayer quedará grabado en la historia centenaria del club como una de sus páginas más doradas, tras sellar la clasificación para el último partido en una final inolvidable.