Mera concentración

El capitán de Millonarios pone la cara ante la crisis de resultados.

El sol que recibió el martes a los jugadores de Millonarios en el reinicio de prácticas desapareció tan rápido como la ilusión de triunfo del domingo. De un momento a otro, todo fueron nubes grises que advertían lluvia, pero antes de que arrecie más dentro del equipo albiazul, José Mera no sacó el paraguas, pero sí la suficiente autocrítica para ver si con ella, tras la tempestad, puede llegar la ansiada calma.

El capitán albiazul en parte la tiene, porque ve el compromiso del grupo y la mejor disposición de sus compañeros para salir adelante de una vez por todas, aunque acepta que no todo pasa por lo futbolístico o físico, sino también por lo mental, “porque las desatenciones, así sean pocas, se están pagando bastante caro”.

Cuatro puntos de 15 posibles es para preocuparse...

Es obvio que al mirar la tabla y ver que no son los suficientes puntos para estar en una mejor posición, el tema se hace bastante complicado y eso inquieta un poco, pero acá no nos podemos quedar en el lamento, sino darle como sea para salir de este momento.

¿Les angustia más alejarse de los ocho o acercarse a la promoción?

Las dos cosas, pero lo más preocupante aún es empezar desde ya a remar desde atrás, eso es difícil, aunque pienso que todavía estamos a tiempo de revertir esto y hay que seguir teniendo fe y trabajando para conseguir el nivel adecuado y con él los puntos.

¿Por qué el equipo luce tan frágil en defensa?

Si se analizan los partidos, a Millonarios le llegan poco, pero lo que pasa es que los rivales están siendo efectivos y es ahí donde hay que ajustar más. Si no nos llegaran nunca, seríamos imbatibles, pero acá se trata de ser equilibrados tanto atrás como adelante, liquidar los partidos cuando se tiene la oportunidad, porque nos llegan una o dos veces y nos están marcando la diferencia.

¿El concepto del técnico Páez se está entendiendo lo suficiente?

La idea se está entendiendo, sólo que ante cualquier desconcentración, no nos están perdonando ni una, pero el equipo intenta jugar, buscar las opciones. Las está consiguiendo, pero el fútbol se gana con goles y cuando se tiene la oportunidad y no se marca, a veces quedamos vulnerables atrás.

¿Los líos administrativos siguen influyendo en lo deportivo?

El grupo está tranquilo en ese aspecto, porque se está trabajando de la mejor manera, se está poniendo todo en la cancha, pero en el fútbol mandan los resultados y hay que empezar a conseguirlos. Hay que hacerse sólidos en cada una de las líneas, porque acá no pierden unos, perdemos todos. Lógico que se están cometiendo pequeños errores que nos han costado los partidos, pero la efectividad de los rivales debemos tenerla nosotros, ahí es donde hay que mejorar, definir los partidos en los momentos que se pueda y después darle tranquilidad atrás al equipo.

Tantos cambios en defensa también impiden consolidación...

Cuando se pierde, la gente siempre mira a los de atrás, siempre la culpa es de los defensas y ese es un error grandísimo, pues somos 11 los que estamos allí y los errores a veces empiezan desde arriba, porque el equipo contrario, si tiene libertad, tira un balón a las espaldas de los defensas y eso complica.

¿Tienen con qué reaccionar?

El equipo está mostrando cosas buenas, pero esto no es de merecimientos sino de resultados y hay que conseguir los puntos. Consolidar un equipo en la parte defensiva, que no haya dudas, que sea fuerte atrás para brindar seguridad en cada una de las líneas y ojalá lo logremos para cambiar el rumbo en la Liga lo más pronto posible.

¿Con Cichero al lado se gana en confianza y liderazgo?

Hemos jugado dos partidos juntos, en Bucaramanga nos fue bien, en Bogotá no tanto, pero más allá de eso hay que buscar un equipo que se afiance, que se sienta seguro y esperemos que en los partidos que siguen se pueda lograr.

 

Temas relacionados