Iván Molina: "Podemos dar la sorpresa"

A tres días de la serie entre Colombia y Estados Unidos, por la Davis, un experto analiza esta confrontación.

Pese a que hace 31 años se retiró oficialmente de las canchas, el nombre del antioqueño Iván Molina sigue ligado a la historia del tenis colombiano. Su triunfo ante Estados Unidos en la Copa Davis de 1974, el título de dobles en el Roland Garros del mismo año, junto a la histórica Martina Navratilova, y su puesto número 23 en el escalafón mundial, lo convierten en un protagonista imborrable.

Tras su abandono de las competencias, Molina, hoy con 64 años, se convirtió en director del Club Campestre de Cali, y tras 11 temporadas, partió hacia Estados Unidos, donde actualmente está vinculado con la ITF (Federación Internacional de Tenis) como entrenador de los equipos júnior. Hace nueve años vive en la Florida, aunque gran parte de su tiempo viaja por el mundo con sus dirigidos. Por sus manos han pasado tenistas de la talla de Gustavo Kuerten, Nicolás Lapentti, Nicolás Massú, Ramón Delgado y Marcos Baghdatis, entre otros.

A sólo tres días de la histórica confrontación entre Colombia y Estados Unidos por el repechaje al Grupo Mundial de la Copa Davis BNP Paribas, en Bogotá, El Espectador lo contactó para rememorar su triunfo de hace 36 años y para darle una mirada a lo que se viene.

¿Cómo recuerda aquella victoria de 1974 ante Estados Unidos?

Fue un triunfo muy bueno, es algo que nosotros vamos a recordar toda la vida. Una gran satisfacción no sólo personal sino para toda Colombia. Nosotros no llegamos como favoritos, pero logramos vencerlos ante la sorpresa de todos. Ahora, en la serie que comienza este viernes, tampoco lo somos, pero en el tenis no hay nada escrito, los partidos empiezan de ceros y gana el que mejor se encuentre durante los tres días que dura la eliminatoria.

Y si no éramos favoritos, ¿entonces por qué ganamos?

La clave fue que estuvimos concentrados durante 20 días en la dura altura de Bogotá. Pasamos en el hotel la Navidad y el Año Nuevo. Fue un gran sacrificio, pero luego vino la recompensa. Yo creo que ese fue el factor principal.

¿Cree que en esta oportunidad va a pasar los mismo, que Estados Unidos es el favorito, pero que Colombia va a ganar?

Yo creo que sí. Como lo dije, ellos llegan con el rótulo de candidatos a ganar, pero nosotros tenemos cosas que pueden jugar a nuestro favor, como la cancha en polvo de ladrillo, la altura y el apoyo del público. Tanto Alejandro Falla como Santiago Giraldo están habituados a jugar en esas condiciones, por ello podríamos nuevamente dar la sorpresa. Los nuestros tienen mucho roce internacional y estar dentro de los 60 mejores del mundo les otorga armas para salir victoriosos.

¿Cómo analiza al equipo estadounidense?

Sam Querrey es un jugador que le pega duro a la pelota, saca bien y juega fuerte desde el fondo, es completo y agresivo; John Isner es un tenista muy alto que basa su juego especialmente en su saque, y va a ser muy difícil devolver su servicio, sobre todo el primero. Y respecto a Mardy Fish, considero que es el jugador más completo, saca bien, juega bien desde el fondo. El arma de Colombia para contrarrestar el talento de su rival será practicar las devoluciones de sus saques.

¿Qué concepto tiene del juego de Alejandro Falla?

Es un tenista consistente que devuelve bien. La altura de Bogotá le favorece para su juego. Lo hace bien desde el fondo y ojalá que mentalmente esté fuerte.

¿Y de Santiago Giraldo?

Santiago tiene buen fondo y derecha. Pienso que a los jugadores nuestros les falta un poco más de servicio, que en Bogotá es un factor muy importante por la velocidad de la pelota.

¿Por qué cree que pasó tanto tiempo para que Colombia tuviera una nueva opción de enfrentar a Estados Unidos por la Copa Davis?

Porque ha cambiado el formato de juego y es más difícil llegar a la opción de enfrentar a un equipo del Grupo Mundial. Anteriormente se competía sólo con jugadores suramericanos y americanos, ahora es más abierto y hay que enfrentarse con los mejores del escalafón mundial. Pero creo que Colombia está ante una oportunidad histórica. Ojalá que se le dé.

Usted tiene un título de Grand Slam, en dobles, ganado con Martina Navratilova ¿qué representa este honor?

Pues fue una experiencia maravillosa. Aún recuerdo cómo la conocí. Estábamos en un torneo en Hamburgo de dobles mixtos y me invitó a que jugará con ella en el Roland Garros y ¡ganamos!

¿Cómo califica el actual nivel del tenis colombiano?

Han salido algunas figuras, pero de manera muy esporádica. Después de nosotros estuvieron Álvaro Jordán y Mauricio Hadad. Ahora vienen con fuerza Falla, Giraldo y Carlos Salamanca. Si mantienen su nivel, podremos tener más figuras en el Top 100. Ahora también tenemos una figura que nos llena de esperanza: Juan Sebastián Gómez, oro en los Olímpicos de la Juventud.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Juan Pablo Nieto y las segundas oportunidades

La resiliencia de Tiger Woods