Oreja para lado y lado

Alejandro Falla cayó ante Mardy Fish, pero Santiago Giraldo superó a Sam Querrey.

Como en uno de los mejores encierros propios de una plaza de toros, el equipo colombiano rompió todos los pronósticos al sacarle del bolsillo un punto al poderoso Estados Unidos en la primera jornada del repechaje por el Grupo Mundial de la Copa Davis BNP Paribas, que inauguró ayer el ruedo de la Santamaría como nuevo escenario de tenis.

Ante unas 6.000 personas y con un sol radiante, la fiesta deportiva arrancó a las 10 de la mañana, no sin antes recibir como parte de apertura oficial las palabras del alcalde la ciudad, Samuel Moreno, quien sin embargo, no pudo ser escuchado antes las rechiflas de los asistentes.

En la cancha, dos protagonistas: Alejandro Falla, 64 del mundo, y Mardy Fish, 19. Un buen marco para un partido que comenzó dominando Colombia con un 6-4. Los hinchas, tal vez incrédulos al comienzo, empezaron entonces a avivar a los nacionales. Hasta las famosas vuvuzelas del Mundial de Sudáfrica 2010 llegaron a la Santamaría. Pero, claro, hay un pero, Fish despertó del letargo que tuvo en la primera parte y se llevó el segundo set por un contundente 6-1. Y como buen caballero, repitió en el tercero por 6-3.

Falla, alentado por los asistentes, entre ellos el ex presidente Ernesto Samper y su esposa Jacquin, se revitalizó y se llevó de forma dramática la cuarta parte por 6-4. Así que toda la suerte quedó reservada para el set final, en el que Fish dio la estocada para darles el primer punto a los estadounidenses.

Pero lo mejor para Colombia estaba por venir. En el segundo turno saltaron al ruedo Santiago Giraldo y Sam Querrey. Y dejando de lado la desilusión de la primera faena perdida, el risaraldense se vistió con sus mejores luces y tan sólo en una hora y 47 minutos salió por la puerta grande, al vencer a un desteñido Querrey con parciales de 6-2, 6-4 y 7-5.

Giraldo mostró un juego absolutamente contundente, pero especialmente brillaron su decisión y su fortaleza mental. Justamente lo que le faltó a Falla.

Si de toros se tratara la tarde, seguramente el número uno de Colombia hubiera cortado rabo y oreja, porque así lo pidió el respetable público, que no dudó en agitar sus pañuelos y lanzar a la pista sus cojines. Giraldo dio la vuelta al ruedo y dejó para hoy la mesa servida para la confrontación de dobles que comenzará a las 11 de la mañana y en la que no estará el vallecaucano Robert Farah, quien se lesionó ayer.