En blanco y negro

Triunfos de Sharapova y Venus Williams. La rusa y la estadounidense brillan por su talento y sus atuendos. Ya están en segunda ronda, suerte que no corrió Catalina Castaño.

La bella rusa María Sharapova y la excéntrica Venus, la mayor de las controvertidas pero talentosas hermanas Williams, se robaron —claro está— a su manera el show en sus primeros partidos de Wimbledon, el tercer Grand Slam del año.

María, de 21 años y número dos del mundo, apareció como debe ser en Londres, totalmente de blanco. Pero sorprendió con su atuendo, al no llevar vestido de falda sino de shorts y una camisa semitransparente de botones y sin mangas, apropiada tal vez para ir a cenar.

Con todas las miradas encima por su belleza y sus gritos ensordecedores que desconcentran a sus rivales, la exuberante rubia derrotó —casi sin despeinarse— a la francesa Stephanie Foretza por 6-1 y 6-4.

Campeona de Wimbledon en 2004, Sharapova no sólo va camino hacia el título, sino a recuperar el trono del escalafón mundial que perdió a manos de la serbia Ana Ivanovic, campeona del reciente Roland Garros.

“Fue muy bueno salir a jugar y sentir la cancha. Fue mi primer partido del año en césped y me fue bastante bien”, fue el balance de María, campeona de 19 títulos de la WTA, tres de ellos de Gran Slam (Wimbledon 2004, US Open 2006 y Abierto de Australia 2008).

La pinta es lo de menos

Venus, actual campeona del abierto londinense y con 28 años de edad, lució una pinta con un vestido de tiras de su creación, pues desde hace varios años montó su propia casa de modas de ropa deportiva.

La estadounidense, número siete del mundo y ganadora de seis Gran Slam (cuatro Wimbledon y dos Abiertos de Estados Unidos), se deshizo ayer de la británica Naomi Cavada en dos sets con parciales de 7-6 (5) y 6-1.

“Ella jugó un gran partido. Controló el ritmo de la pelota, y me obligó a cometer algunos errores. Tuve confianza durante el partido. Me sentí bien”, le dijo Venus a la agencia AP.

Y entre la rubia y la morena, Catalina Castaño, la única colombiana en competencia, no tuvo la misma fortuna de sus compañeras, al despedirse en la primera ronda, tras caer en tres sets con la india Sania Mirza por 7-6 (3), 3-6 y 6-4.