Conversatorio de Colombia 2020

hace 6 horas

En busca de la ruta

Muy temprano en la mañana salimos hacia el glaciar que nos llevaría al primer campamento. El recorrido está lleno de profundas grietas que infunden respeto absoluto; para sobrepasarlas se  requiere del uso de una cuerda de seguridad y mucha técnica.

Fuimos cargados con 15 kilos y caminamos más o menos cinco horas. El sol nos acompañó durante la jornada y la temperatura alcanzó a subir hasta los 35 grados. El calor fue desgastante y una vez montamos carpas, nos dispusimos a recargar fuerzas por medio de la hidratación y el reposo. Subimos de 5.100 msnm a 5.900 y el cambio de altura se hizo sentir. José estuvo lidiando con leves malestares. Para mí es usual perder el apetito al ganar altura y tuve que comer poco a poco, con cierta incomodidad.

El campo 1 es un plateau (planicie) muy grande con grietas claras y definidas en donde se puede hacer un campamento seguro y cómodo. No hizo mucho frío y pudimos descansar para salir al día siguiente en la mañana hacia el segundo campamento. Nos equipamos de gas, comida, equipo técnico y 200 metros de cuerda. Caminamos por el plateau hasta una pendiente que se fue volviendo cada vez más técnica por la profundidad de las grietas que tuvimos que superar.

Al llegar al campo 2 nos encontramos a Ester y su porteador, Asan, quienes habían estado trabajando en el montaje de cuerdas fijas. Nosotros llegamos a hacer otra parte de ese, por lo que el camino quedó protegido. Al finalizar, volvimos al campo 1 a dormir. Pasamos buena noche, haciéndose evidente la mejoría de nuestra adaptación. Al día siguiente emprendimos el descenso y en tres horas llegamos de nuevo al campo base. Nos esperaba un delicioso almuerzo. Disfrutamos del trabajo de los cocineros y sentimos enriquecido nuestro espíritu.

Ahora lavaremos nuestra ropa, descansaremos y estaremos al tanto de los reportes del clima para volver a ascender y continuar nuestro trabajo. Me he encontrado con varios compañeros de otras escaladas que han llegado a esta montaña y el ambiente crece así en familiaridad y me es llevadera la lejanía de mis seres queridos. He tenido algunos problemas técnicos con mi computador y tuve que recurrir a un compañero de Rumania que amablemente me colaboró para enviar este informe.

De igual forma, agradezco a todas las personas que me dan fuerza con sus mensajes, también a mis patrocinadores El Espectador, DHL express y Cafam, como también a mi familia y amigos por su incondicional apoyo.

Temas relacionados