Convivir sin Zidane

Los galos sienten la ausencia de su jugador insignia. El martes, duelo a las 2, por el Gol Caracol.

En el primer partido de la triple confrontación programada para medir el potencial del seleccionado francés rumbo a la Eurocopa despacharon a Ecuador con un contundente 2-0. Aplausos y alborozo total, el equipo estaba. El sábado en Tolousse frente a Paraguay, en el segundo choque de preparación, un lánguido 0-0 condenó el trabajo atacante del equipo de Domenech. Lluvia de críticas e incertidumbre.

El tercer partido será hoy cuando a las 2 de la tarde (hora colombiana) reciban en el estadio de Francia, el Saint Dennis, a Colombia. Entonces, sea cual sea el resultado, los aficionados franceses sabrán qué tienen y a qué atenerse rumbo a una Eurocopa donde quedaron en el llamado ‘grupo de la muerte’ con Holanda, Rumania y su ‘bestia negra’, el campeón mundial italiano.

El fútbol galo vive de generación en generación. Los ciclos históricos muestran que tras aquella brillante camada de Kopa, Fontaine y Vincent, que accedió al tercer lugar en Suecia 58, fueron muchos los años de incertidumbre y ausencia de los grandes eventos. Francia parecía estancada hasta que los dioses de la pelota generaron la más bella y romántica selección que se recuerde en este país. Comandados por Michel Platiní y con aleros como Jean Tigana, Alain Giresse, Luis Fernandez, Marius Tressor, Domique Rocheteau, les ‘bleus’ ganaron mérito y nombre en el Mundial de España (82) y vencieron la Euro 84 que se disputó en estas tierras. El ciclo finalizó con el Mundial del 86 en México. Fueron bellos años, con menos títulos de los que se debieron obtener, pero con un fútbol alegre y espectacular.

El equipo de Zidane

A esa generación la sustituyó la que comandó el descendiente de argelinos Zinedine Zidane, uno de los grandes mitos de la pelota. Y con el alopécico centrocampista, todo talento y todo fútbol, generando ideas y llevando de la mano a sus compañeros en el 98, hace ya diez años, Francia fue campeón mundial en Saint Dennis, tras batir a Brasil con un rotundo 3-0.

Zidane ya es cosa del pasado. En Alemania, con sus últimos alientos, llevó el equipo de Domenech hasta la final frente a Italia. Desde entonces, el fútbol galo tiene que habituarse a vivir sin Zidane, como se tuvo que acostumbrar a vivir sin Platiní.

La Francia de hoy carece de ese talento, de esa chispa, de ese ‘plus’ que brinda un genio como Zidane. Mantiene su constitución férrea y rocosa en defensa y mediocampo con los tradicionales Thuram, Makelele, Vieira, Sagnol, Abidal. Ahora el portero es Gregory Coupet, injustamente enviado a la suplencia en Alemania.

Sin embargo, para alimentar la ilusión, los franceses están encontrando otra generación de relevo y a los nombres de LilianThuram y Thierry Henry, ahora se unen nuevos apellidos comandados por Karim Benzema, el atacante central del Lyon, una fiera en el área, tal vez el jugador más mediático del momento en el balompié galo y quien es pretendido por Manchester United y el Barcelona, pero cuyo costo parece imposible de pagar. Samir  Nasri, un volantico pequeño que recuerda en su físico y en su juego a Giresse, es otra de las joyas de la nueva generación.


Empero, en el esquema de Domenech y como soporte a Henry y Benzema, el técnico ha extendido una carta absoluta de crédito a sus dos volantes externos, Florent Malouda y Franck Ribery, cuajados y hechos a pulso en la selección gala que jugó la final en el Mundial de Alemania. Malouda es titular en el Chelsea y el ‘cara cortada’ Ribery fue elegido hace pocos días como el mejor jugador de la Bundesliga.

¿Cuál equipo?

En la victoria frente a Ecuador el técnico usó una nómina alterna y la gran figura fue Bafetimbi Gomis, autor de los dos goles, un delantero del Saint Ettienne muy interesante por sus movimientos dentro del área.

Contra Paraguay arrancó con un 95% de la que se supone será la titular en la Euro. Contra Colombia se prevé que ese equipo recibirá la confianza y volverá a ser inicialista, aunque el movimiento de algunos jugadores en los partidos de preparación tiene pensando a Domenech, quien sabe que entre los nuevos hay varios que están pidiendo pista.

El técnico Raymond Domenech es una de aquellas personas a las que tan sólo sus amigos muy íntimos consideran un buen tipo. Detestado por sus compatriotas, serio, iracundo, amigo de la pelea y del folletín, el técnico logró sobrevivir una intensa crisis durante el Mundial de Alemania y al final el segundo puesto fue considerado como un éxito.

Si algo le reconocen en Francia al canoso técnico es su iniciativa para cambiar los nombres, para intentar llevar una generación diferente al poder, esa que encarnan hoy los Benzema y compañía.

Domenech, como toda Francia, se pregunta hoy, ¿cómo se puede vivir sin Zidane?

Los nuevos

Karim Benzema.  Es la nueva joya del fútbol francés. Mide 1,83 metros, pesa 73 kilos y tiene 20 años. Es un delantero potente y habilidoso que ha ayudado con sus goles a un nuevo título del Lyon.

Samir Nasri. Juega como mediapunta. Es habilidoso y muy rápido, lo que le ha permitido convertirse en la gran figura del Olympique de Marsella. Apenas tiene 19 años.

Florent Malouda. Es un volante de perfil izquierdo que maneja el mediocampo galo al lado de Frank Ribery. Juega para el Chelsea de Inglaterra y es uno de los jugadores con mayor experiencia.

Temas relacionados