¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 1 hora

Derritiendo nieve

<p>Después de realizar la ceremonia budista ‘Puya’, en la que se le pide autorización y bendiciones a la montaña para ser ascendida, empezamos a escalar. Muy temprano en la mañana, con la primera luz, partimos rumbo a campamento uno.</p>

Para ello, nos dividimos en dos grupos. El primero, del cual formábamos parte Álex, Nacho, Iván y yo, se encargó de fijar las cuerdas en los tramos más pendientes de la ruta. El segundo grupo nos alcanzó para ir abriendo la huella en la nieve en los tramos menos pendientes, un trabajo fuerte teniendo en cuenta que ésta nos llega a la altura de la rodilla.

Fue así como hicimos relevos y luego de ocho horas de trabajo llegamos a 5.850 metros, donde habíamos decidido establecer el campamento. Marcamos varias coordenadas durante el camino en un GPS y lo señalizamos con banderolas de colores vivos.

El GPS por sí solo lo puede ubicar a uno en caso de que el tiempo cambie y la visibilidad se pierda. Sin embargo, la señal física de las banderolas nunca la obviamos. Subimos cargados con comida, carpas y los equipos técnicos necesarios para establecer este campamento y para seguir avanzando hacia el segundo. Dejamos todo esto a manera de depósito, sin desempacarlo, y después de un merecido descanso empezamos el descenso.

Durante tres horas bajamos de manera continua, hasta llegar al campo base, antes del anochecer. Al día siguiente nos alimentamos muy bien y descansamos mucho para subir de nuevo, pensando en dormir en el campamento 1 para luego acceder a campamento 2. Así se va escalando la montaña, dejando lugares abastecidos para pasar una o dos noches y adecuando el cuerpo a la altura poco a poco, subiendo y bajando, durmiendo cada vez más alto.

La aclimatación es lo más importante para ascender una montaña de 8.000 metros. Este proceso hay que realizarlo con paciencia y efectividad, pues el no hacerlo puede generar enfermedades de altura que pueden llegar a ser mortales.

En cinco horas subimos hasta donde habíamos dejado nuestro depósito y armamos entre todos una carpa muy grande que dispusimos para este lugar, con capacidad para ocho personas con sus equipos. Para los campamentos más altos tenemos carpas de dos personas, ya que los espacios son más reducidos y el peso de las carpas debe ser mínimo.

Al llegar la noche empezamos a derretir la nieve necesaria para nuestra óptima hidratación, que es básica para el bienestar del sistema corporal y así evitar o aliviar los dolores de cabeza que provoca la altura. Cuando despertamos, algunos decidieron bajar, pues no se sentían bien y los que nos quedamos ascendimos a más altura y regresamos a dormir otra noche en el campamento 1. Iván, Ferrán y yo salimos a señalizar el camino a campo 2 y logramos una altura de 6.300 metros. Descendimos al mediodía y Ferrán decidió continuar hasta campo base. Nosotros pasamos otra noche en campamento 1, una noche eterna en que conciliamos el sueño muy poco, pero que nos hizo ganar una mejor adaptación a la altura. Al día siguiente regresamos a campo base, documentando el camino con imágenes fotográficas y de video.

Descansaremos nuevamente para acceder al campamento 2 en la siguiente incursión a la montaña. El lugar donde se puede establecer este campamento es un sitio muy delicado por la frecuencia de las avalanchas. Debemos analizar mucho el terreno para ubicarlo bien.

Me siento muy bien de salud y fuerte físicamente. La ausencia de mi familia la siento mucho, pero la asumo con tranquilidad. Las noches en mi carpa las paso acompañado de la música y la lectura que traje. La llegada de los correos me llena de fuerza; los mensajes de cariño de los seres que amo son un combustible que me llena de emoción y motivación.

Escribo estas líneas desde el campamento base de la montaña blanca, agradeciendo infinitamente a mis patrocinadores Cafam, DHL Express y El Espectador, por permitirme estar viviendo esta aventura. Agradezco igualmente a las empresas que me han auspiciado de una u otra manera: Viajes y Aventura, Julbo, IC, Café y Crepes, Promotora Neptuno, Sony Ericsson, Gran Pared y Monodedo.

Temas relacionados

 

últimas noticias