Dos reyes, un trono

El suizo, actual campeón de Wimbledon, sale este domingo (8:00 a.m.) por su sexta corona. Nadal va por su primera.

La final soñada por todos: Roger Federer, el número uno, el cinco veces campeón de Wimbledon y el rey de la hierba. Al frente, su más acérrimo rival, el español Rafael Nadal, quien hoy por hoy es uno de los pocos en el circuito mundial que lo puede mirar de frente, a los ojos.

Será un duelo a muerte, en el que, pese al sensible avance de Nadal en pasto, las estadísticas favorecen al suizo: 40 triunfos en línea en Wimbledon y 65 en total en la superficie verde.

Pero si los números lo respaldan ampliamente en hierba, lo mismo no puede decir Federer a la hora de hacer los balances generales: en sus enfrentamientos históricos, el español lo supera ampliamente con un contundente 11-6 (ver gráfico), pero el suizo tiene el récord de 5-2 en superficies que no sean arcilla.

El suizo hace caso omiso a esas consideraciones y va camino a romper sus récords personales. Suma 16 finales de Grand Slam, empatando con Björn Borg con la cuarta mayor cifra en la historia. Además, de ganar hoy, le quebraría la marca en la era moderna al mismo Borg, el último en ganar cinco títulos seguidos en ‘La Catedral’. El único tenista que consiguió seis títulos fue Willie Renshaw entre 1881 y 1886, pero en esa época los títulos se defendían sólo con ganar un partido.

Borg, protagonista de esta lucha de marcas, había dicho hace algunos días que su favorito en esta ocasión era Nadal. Sin embargo, el viernes cambió de opción, argumentando: “Roger está jugando un tenis perfecto, antes del torneo elegí a Nadal por decir a otro. Ha mejorado mucho su juego desde el año pasado, pero si Roger sigue jugando como lo ha hecho hasta ahora, será muy duro batirle”, le dijo a la prensa.

Federer le suma al éxtasis de esta gran final el hecho de borrar con un título la humillación que el mes pasado Nadal le propinó en la final del Roland Garros, al vencerlo por 6-1, 6-3, 6-0. “París fue una desilusión. Es importante recuperarme de esa derrota. Casi no recuerdo nada de ella, todo pasó muy rápido”, le dijo el suizo a AP.

“Me gusta el reto. Rafa es un gran competidor. Tiene un récord ganador contra mí, pero no me descarten tan rápido, porque ésta es mi parte de la temporada, Wimbledon, los Juegos Olímpicos, el Abierto de Estados Unidos”, sentenció el rey.


“Si gano, mi carrera cambiará”

El español Rafael Nadal llega hoy a su tercera final consecutiva en Wimbledon, toda una hazaña si se tiene en cuenta que su especialidad es la arcilla y sus cuatro títulos seguidos en Roland Garros, así lo confirman.

En los dos años anteriores, el mallorquín ha sucumbido ante Roger Federer por 6-0, 7-6 (5) , 6-7 (2) , 6-3 (en 2006) y 7-6 (7) , 4-6, 7-6 (3) , 2-6, 6-2 (en 2007). “Voy con la esperanza de ganar, pero también con la humildad de saber que el favorito es él, que me enfrento al mejor tenista de toda la historia”, reconoció ante los medios de comunicación.

Nadal disputará hoy su sexto duelo contra el suizo en una final de Grand Slam e intentará convertirse en el primer tenista que gana Roland Garros y Wimbledon el mismo año desde que Bjorn Borg lo logró en 1980.

“Si gano, mi carrera cambiará un poco. Será una de mis victorias más importantes, aunque seguiré siendo el número dos. Estoy jugando en una época muy bonita y muy difícil: todas las finales de Grand Slam que he jugado, menos una, la de Roland Garros 2004, son contra el más difícil, el número uno”, le confesó Nadal a El País de España.

Toni Nadal, tío y entrenador del español, hace una reflexión sobre las razones por las cuales cree que su sobrino podría ganar esta final: “En Roland Garros, Rafa consiguió jugar un metro más adelantado. Con ese metro gana facilidad en el juego: cuanto más cerca de la línea está, más clara es la visión que tiene de la pista. Así puede desplazar más fácilmente al contrario”.

El mismo ex entrenador de Federer, Peter Lundgren, reconoce que el número dos del mundo cada día es mejor en césped. “Respeta más la hierba y cree más. Usa más slice en el saque y lo lanza con más peso. Le da más efecto. Está utilizando mejor la pista”.

Y para reforzar sus avances, Nadal se entrenó esta semana en ‘La Catedral’ con el legendario John McEnroe, quien además le dio consejos.

Pero, sin duda, todos ellos tendrán que llegar hoy acompañados por una máxima concentración y un juego excelente, porque seguro Federer está listo para pasarle la cuenta de cobro por su humillación en la final de Roland Garros.

 

últimas noticias