El Tour ha sido un calvario para Mauricio Soler

El ciclista colombiano Mauricio Soler logró finalizar ayer la segunda etapa del Tour de Francia, que se convirtió en un calvario para él dados los problemas que sufre en ambas muñecas y que le hicieron perder 7 minutos y 18 segundos en la fracción.

Soler sufrió una caída cuando faltaban menos de diez kilómetros para el final de la primera etapa, el sábado, por lo cual padece  una posible fractura del escafoides de su muñeca izquierda y una distensión en la derecha.

Con dos visibles vendajes en ambas manos, el boyacense tomó la salida, pero pronto evidenció que tiene problemas para llevar la bicicleta, lo que le hizo descolgarse del pelotón y entrar en la meta en última posición. Ahora ocupa el último puesto de la general, a 10:22 del líder, el español Alejandro Valverde. El director de su equipo, el Barloworld, Alberto Volpi, aseguró que comprobarán en los próximos días la evolución de la lesión para decidir si siguen en el Tour o si abandonan la carrera.

“El problema con esta lesión es que en la radiografía no aparece claro si hay fractura. Si la hay, tendrá que abandonar; si no, podrá continuar”, dijo Volpi.