“Era un pedazo de Diego”

Entrevista con Guillermo Coppola, ex representante de Maradona. Habló desde Buenos Aires y dijo que los inconvenientes económicos con el ex futbolista están subsanados. Con 60 años de edad y una nueva compañera, de 36, el polémico personaje está feliz porque será papá por cuarta vez.

Guillermo Coppola es tanto o más polémico que Diego Armando Maradona, con quien vivió sus mejores momentos y tuvo el gran baño de fama cuando fue su representante. Pero por causa del ex astro argentino también ha tenido ratos difíciles luego de que esa gran amistad que los unía se rompió por culpa del dinero.

El hombre del bronceado eterno, como le dicen en su país, habla de ese largo proceso jurídico que tiene desde el 2003 con ‘El Pelusa’, quien le reclama una suma cercana a los dos millones de dólares, producto del partido homenaje que se le realizó en 2001 y de otros negocios.

Y es que la vida de Coppola ha girado en torno a los tribunales. En 1996 estuvo preso 97 días acusado de narcotráfico, pero un magistrado lo liberó por falta de pruebas, aunque sí fue procesado por tenencia simple de drogas, luego de que le fuera hallado casi medio kilo de cocaína en su casa, supuestamente para consumo personal.

Tiene 60 años y ahora vive con Corina Juárez, de 36, quien espera a Elisabetta, su cuarta hija, quien nacerá en enero. El padrino ya ha sido elegido, no podía ser otro: Maradona.

Guillermo, ¿qué le representa el nombre de Elisabetta?

Felicidad porque va a ser mi cuarta hija mujer. Va a nacer, si Dios quiere, en los primeros días del próximo año.

¿Papá a los 60 años?

Cuando cumpla 60 voy a ser papá. No hay ningún problema.

¿Y está confirmado Maradona como padrino?

 Sí, pero es una decisión de él. A mí me encantaría y yo sé que a él lo ha puesto feliz esta noticia.

¿Pero acaso no estaban en un pleito jurídico?

Faltaba un encuentro, afortunadamente ya lo tuvimos y allí se aclararon esas cosas. Yo no tenía ninguna duda de que se iban a aclarar en el momento que nos encontráramos. Fue en el ámbito judicial, vale decirlo, pero delante de la jueza nos pusimos de acuerdo y no tenemos nada que reclamar.

¿Fue más el ‘show’ mediático entonces?

Son cosas que son noticia y que por ahí trascienden y de alguna manera me hicieron sentir en algún momento muy mal. Las declaraciones de Diego fueron muy fuertes en un momento. Fueron muchos años, muchas cosas vividas, buenas y malas, con un lazo íntimo imposible de quebrar.


A usted se le ve que es un hombre feliz, pero en la vida pública siempre hay grandes tormentos, incluso tuvo que ir a prisión...

Fue una experiencia terrible, para mí, la peor de todas. Estar en prisión, ir en cana, como se dice acá en un nuestro país.

¿El nombre de Maradona facilita conseguir amigos dentro de una prisión?

Era un pedazo de él. Entonces la gente sentía que estaba conmigo y con él. Por lo que significaba esa dupla en ese momento. Para mí el amigo es Diego. Hay diferencias, pero se han subsanado.

Usted tiene un apunte muy simpático: esa relación era como un matrimonio, pero sin sexo...

Exactamente, porque hemos compartido la cama. Y claro, entonces la gente dice: ‘¡guau!, compartiendo la cama, ¿cómo?’.  Sí, hemos compartido viajes infinidad de veces. Era una relación de amistad muy profunda.

¿Cómo es manejar a Maradona?

Difícil, dificilísimo. Pero es lo más grande que me pasó a nivel de representación. Hoy no represento y no representaría nunca más hasta que nazca otro Diego. Que no va a nacer porque él es  único.

“El fútbol necesita a los representantes”

Guillermo Coppola, uno de los pioneros en la profesión de representar jugadores en Argentina, le respondió a Julio Grondona, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), quien dijo hace dos semanas que “hay que echarlos a todos”, luego del escándalo de los pasaportes falsos en ese país.

“Don Julio no debe olvidarse que un día, como presidente de AFA, me necesitó ante una huelga de futbolistas. A él lo respeto muchísimo porque no está de casualidad en el sillón donde está o como vicepresidente de Fifa, con el poder que eso significa, pero los representantes existen para que no haya un desgaste entre el dirigente y el jugador”, dijo.

También  criticó a algunos de los agentes argentinos que supuestamente buscaban llevar  futbolistas con un pasaporte de la Unión Europea para no ser excluidos por el número limitado de extranjeros no comunitarios que pueden jugar en el Viejo Continente.

“Entiendo que hay algunos que no se manejan como deben manejarse y eso habrá que aclararlo ante la justicia que finalmente decidirá. Y en eso está trabajando un juez de primer nivel”, concluyó.

Temas relacionados
últimas noticias