Las estadísticas

Dos finales en torneos cortos se habían definido por penaltis: Finalización 2003, con triunfo de Tolima sobre Cali por 4-2, y Finalización 2004 con victoria de Júnior  sobre Nacional 5-4. Los dos triunfos fueron visitantes.

América   sumó siete subcampeonatos en su historia: 1960, 69, 87, 91, 95, 99 y 08.

Chicó   en sólo cuatro años y medio conquistó los títulos de la primera A y Primera B.

Miguel Caneo,   el mejor jugador del torneo, gana por primera vez en representación del Chicó el Botín de Oro, compartido con Iván Champeta Velásquez, del Quindío, con 13 tantos.

En las últimAs    seis finales siempre apareció un equipo que había actuado en la Primera B: Finalización 2005 Real Cartagena; Apertura 2006, Pasto; Finalización 2006, Cúcuta; Apertura 2007, Huila; Finalización 2007, Equidad, y Apertura 2008, Chicó.  Lo curioso está en que  tres fueron campeones y tres subcampeones.

Por primera   vez un  samario es campeón como técnico del fútbol profesional: Alberto Gamero es el dueño de tal honor, cuando sólo lleva 111 partidos dirigidos en primera división.

Los hermanos    Arley y Éver Palacios se coronaron campeones jugando  el último partido del torneo, igualando  un registro establecido en 1973 cuando Teófilo y Víctor Campaz se consagraban con Nacional en el último juego. Otros hermanos campeones fueron Alfonso y Miguel Cañón, en 1975, de Santa Fe; Roberto y Gonzalo Guzmán, de Millonarios, en 1964; Juan y Jorge Ramírez Gallego, en 1964 y 65, con Millonarios y Cali.

En las finales    del Apertura 2003 y el Apertura 2005 se empataron los primeros partidos Júnior 0-Caldas: 0 y Santa Fe 0-Nacional 0, y en el segundo ganó el local: Caldas a Júnior 1-0 y Nacional a Santa Fe 2-0. Esta es la primera vez que se da presentan  dos empates, tanto en Cali como en Tunja.

Miguel Caneo    anotó un total de 13 goles en el campeonato, dándose el gusto de convertirle cuatro al América: tres, el 18 de mayo cuando ganó Chicó por 3-2, y otro en la gran final. Vale aclarar que dos fueron de penalti.

Chicó    sumó 10 fechas invicto en el torneo y 14 en calidad de local. Fue el único equipo que no perdió en su propio estadio en todo el torneo.