“Federer es como Messi”

Desde noviembre pasado pertenece al privilegiado círculo de los Top 5 del tenis mundial, sitial al que accedió luego de hacer una temporada 2007 realmente formidable: tres títulos y la semifinal del Abierto de Estados Unidos. Pero si hay un torneo que marcó un antes y un después en la carrera profesional del español David Ferrer, ese fue el Masters de Shangai.

Allí ‘despachó’ sucesivamente a Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Roddick, y si bien cayó en la final ante Roger Federer, algo en su interior cambió para siempre. “Esa semana me llenó de confianza y mentalidad ganadora. Me di cuenta de que podía competir de tú a tú con los grandes del circuito en cualquier tipo de pista”.

Como buen español que se precie, Ferrer nació y creció tenísticamente en el lento polvo de ladrillo del club Jávea (Alicante), pero las exigencias de un circuito cada vez más proclive a las superficies rápidas lo obligaron a realizar ajustes en su juego. “Con mi entrenador trabajamos especialmente en el servicio ya que, hoy en día, un buen saque te permite ser agresivo y tomar la iniciativa del punto. También mejoré el golpe de derecha, buscando más profundidad en cada impacto”.

Recuperado de una lesión muscular en su pierna izquierda que le impidió rendir a pleno en los primeros meses de 2008, este español, de 26 años, responde al llamado de El Espectador, mientras afronta la exigente gira europea, que comenzó con buen pie, conquistando el abierto de Valencia la semana pasada.

“Como dije en la ceremonia de premiación, ha sido el torneo mas difícil de mi vida, ya que levanté un 2-5 en el tercer set de la final ante Nicolás Almagro. Además, no me olvido de que en cuartos casi pierdo con Fernando Verdasco (tuvo dos ‘match points’ en contra), pero con el apoyo de mi público valenciano he logrado superar las adversidades y fortalecer mi ánimo para lo que viene”, aseguró.

¿Cuál es su principal objetivo en esta primera mitad de año?

El sueño de cualquier jugador español es ganar Roland Garros, lo que pasa es que de ahí a conseguirlo queda muy lejos (risas). Estoy triste porque nunca he podido jugar bien en París. Quizá por culpa de los nervios, la tensión del ambiente, no sé, pero bueno, es algo pendiente en mi carrera: hacer un gran torneo porque es el Grand Slam que más me ilusiona.

Para conseguirlo tendría que vencer a Rafael Nadal, quien tiene un récord bastante equilibrado…

Es cierto, logré vencerlo en los dos últimos enfrentamientos (US Open y Shangai), pero él me ganó tres veces sobre polvo de ladrillo. Cuando juego contra Rafa tengo que estar muy bien física y mentalmente, porque es un chaval durísimo. Cada partido con él es como una batalla.

¿Cómo analiza la marcha del circuito luego del mal comienzo de temporada que tuvo Federer?

Muchos comentan que está enrarecido, que Nadal puede desplazar a Roger en estos meses, pero prefiero no adelantarme a los acontecimientos. Después de todo, Federer es humano. Puede sufrir un declive circunstancial como cualquier otro, pero de ahí a decir que es un jugador en decadencia me parece que hay una gran distancia. Lo que sí queda claro es que tanto Federer, como Nadal y Djokovic, hoy están en un nivel superior al resto.

¿Qué le falta a usted para acercarse al nivel de esos tres jugadores?

Ganar más partidos en superficies más rápidas y, lo más difícil: mantener una regularidad durante toda la temporada.


Ellos lo consiguen y por eso son el 1, 2 y 3 del mundo y con mucha diferencia, no sólo conmigo sino también con Davydenko y Roddick.

Sus pasiones

Durante la entrevista telefónica, David Ferrer se mostró abierto a comentar otros aspectos de su vida personal, en especial el inocultable fanatismo por el fútbol…

“En mi casa no se habla de otra cosa. El problema es que como simpatizo con el Valencia, en estos momentos prefiero el silencio (risas)”.

¿Con qué jugador de fútbol se podría comparar el talento de Federer?

Roger es como Messi. Yo lo veo jugar desde fuera y digo: ¡Hombre, que malo es el otro! Lo hace todo tan fácil que aunque su rival sea el 10 del mundo, lo hace ver como un principiante.

¿Y usted quién sería?

Mmm. Un jugador de medio campo, luchador y con mucho despliegue físico, pero hay tantos en el fútbol moderno...

¿Qué opinión tiene de Djokovic?

Novak es como Kaká, joven y talentoso. 2007 fue su año. Quedó tercero del mundo jugando a gran nivel. Esta temporada empezó por el mismo camino ganando en Australia e Indian Wells. Puede llegar a lo más alto del tenis en poco tiempo.

¿Es verdad que responde personalmente a sus fans de internet?

Es lo mínimo que puedo hacer por ellos. La idea es demostrarles que no estamos tan lejos, que los tenistas somos personas normales. Por eso ingreso cada día a mi página y les escribo para agradecerles el apoyo que recibo de todas partes del mundo.

Con la exigencia del calendario y su participación en la Copa Davis, ¿los Juegos Olímpicos lo tendrán como protagonista?

Pues claro. Es una competencia que se da sólo cada cuatro años y desde pequeño se tiene la ilusión de poder estar ahí con todos los deportistas. Sé que es este año o nunca, porque en los próximos juegos ya vendrá gente joven y se me hará más complicado. Para mí es fundamental estar en Beijing.

Temas relacionados