Los ASES de la baraja

A poco más de una semana para que comiencen los Juegos Olímpicos de Beijing, la delegación colombiana tiene las cuentas claras.

De los 68 deportistas que representarán a nuestro país en las justas de China, seis tienen posibilidades reales de conseguir una medalla. Otros 15 pueden aspirar a meterse en los primeros diez lugares y el resto tratarán de mejorar sus marcas personales, pero saben que llegar al podio es más que un sueño.

Claro, muchos factores podrían dar al traste con las aspiraciones de unos y cambiar la suerte de otros, pero hay disciplinas en las que las estadísticas permiten hacer pronósticos casi exactos.

Por eso, las esperanzas de Colombia están cifradas en levantamiento de pesas, taekwondo, tiro con arco, ciclismo y boxeo, un deporte en el que incidirá mucho el sorteo que les toque a nuestros pugilistas.

Si Ubaldina Valoyes, Óscar Figueroa y Diego Salazar mantienen su nivel, pelearán el oro. Santiago Botero se ha preparado en silencio y podría dar la sorpresa.

Ubaldina Valoyes

Experiencia.  Tiene apenas 23 años y ya ha participado al menos en 15 torneos internacionales, entre ellos tres mundiales y unos Juegos Olímpicos. Sabe cómo manejar la presión.

Convicción.  Sabe que está ante la gran oportunidad de su vida. En competencias continentales se ha acostumbrado a subir al primer lugar del podio. Es una ganadora.

Diego Salazar

Regularidad.   Ha sido uno de los deportistas colombianos de mayor continuidad en sus buenos resultados en participaciones internacionales. Campeón suramericano y panamericano. Estuvo en Atenas, pero se lesionó la muñeca derecha en su primer intento en la modalidad de arranque.

Motivación.  Quiere llevarles la medalla a su abuela, su mamá y su hermano, quienes lo esperan en Tuluá. Sabe que más allá de superar a los rivales, debe preocuparse por batirse a sí mismo y mejorar sus marcas; si lo hace, seguro subirá al podio.

Natalia Sanchéz

Unión.  Natalia Sánchez, Ana María Rendón y Singrid Romero parecen una sola persona cuando están en competencia. Esa integración les sirvió para ganar el oro panamericano y acercarse a los primeros lugares del escalafón mundial. Su virtud es el apoyo mutuo.

Evolución.  De la mano del técnico coreano Myun Know Park han desarrollado su técnica y han implementado conceptos físicos y estratégicos que antes no tenían. Además, mentalmente las tres están muy bien preparadas para afrontar la presión que significa pelear una medalla.

Óscar Figueroa

Revancha.  En Atenas 2004 levantó lo mismo que quien ganó la medalla de bronce, pero quedó quinto por mayor peso corporal. Se preparó para tomar revancha.

Madurez.  Es uno de los deportistas con mayor experiencia de la delegación nacional. Ha sido un luchador y sabe que una medalla le cambiará definitivamente la vida. Ha sido segundo y cuarto en mundiales.

Santiago Botero

Orgullo.  Santiago tiene una espinita clavada en su corazón y no se quiere retirar del ciclismo sin sacársela. Acusado injustamente de dopaje, sabe que una medalla olímpica sería el broche dorado de su exitosa carrera. Así no tenga nada que demostrarle a nadie, quiere callar a sus críticos.

Tranquilidad.  Se ha preparado en silencio, pero con seriedad. Se quitó la presión cuando anunció su retiro y puso en duda su viaje a China. Llega con perfil bajo y puede sorprender en la contrarreloj.

Gladys Mora

Justicia.  En Atenas perdió la medalla de bronce por una decisión equivocada del juez, pero sabe que tiene cómo pelearla. A nivel panamericano no tiene rival y es quinta en el mundo. Puede llegar a la final.

Astucia.  Si algo le faltaba hace cuatro años era cancha, fogueo y recorrido. Ahora entiende más de estrategias de combate y eso le ayudará a sumar puntos definitivos.