“A Nacional se le refundió la identidad”

Ante el difícil presente del equipo verdolaga, nadie más indicado para analizarlo que Víctor Aristizábal, quien admite que su salida afectó no tanto en lo futbolístico, sino más bien en el aspecto motivacional del plantel.

Si el goleador histórico de Atlético Nacional, ídolo reciente y capitán emblemático de las tres temporadas anteriores no es palabra autorizada para analizar el crítico presente del bicampeón colombiano, ¿quién entonces? Por eso a Víctor Hugo Aristizábal le dolió más la eliminación en Copa y Apertura, que la propia rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda que sufrió en noviembre pasado, la cual terminó por acelerar su adiós del fútbol.

En la última etapa de recuperación, el legendario 9 compartió su presente con El Espectador, el cual tiene prioridades: el partido de despedida, la responsabilidad como columnista de Fox Sports y la finalización del contrato con el equipo verdolaga, donde su vacío aún se siente y, lo peor, hasta ahora nadie parece capaz de ocuparlo.

¿Cómo es su vida ahora, lejos del fútbol?

Primero, haciendo terapia de la rodilla, compartiendo mucho con los míos y cuando tenemos tiempo, vamos al estadio a ver a Nacional, pero sobre todo, disfrutando de la familia, que era lo que más quería.

¿Extraña algo?

Lo que más extraño es el partido del domingo, los días del juego, el camerino antes del partido y la ansiedad por saltar a la cancha.

¿Y qué no echa de menos?

La madrugada para ir a entrenar y las concentraciones. Después de tanto tiempo ya se hacían tediosas.

¿Siente nostalgia cuando ve el partido en la tribuna?

Se siente nostalgia, uno retrocede en el tiempo y empieza a recordar buenos y malos momentos. Además, se siente demasiada impotencia por no poder colaborar en busca de un resultado, es una sensación extraña.

¿Cómo hincha ya ha soltado un madrazo?

No, como aficionado y después de haber estado toda la vida en la cancha, soy el más respetuoso porque sé lo que se maneja allá adentro.


¿El Atanasio no es el mismo sin pisarlo?

Es diferente, al estar en él desde otro punto de vista se siente raro, no lo niego.

Nacional tampoco parece serlo sin usted…

Infortunadamente coincidió que cuando salí, el equipo no encontró esa brújula que había tenido desde años atrás, pero ya aparecerá esa persona con el suficiente liderazgo, porque Nacional es grande y va a salir de este momento tan negativo. No hay mal que dure 100 años.

¿Por qué su retiro afectó tanto al equipo?

Nacional se acostumbró, y es algo natural, tradicional si se quiere, que siempre tuviese un guía, alguien de la casa por aquello de la identidad que maneja, con liderazgo, compromiso y amor a la camiseta, porque así las cosas salen muy bien, entonces cuando se pierde esa clase de jugadores, se sufre hasta encontrarlos de nuevo. Eso pasó.

¿Nacional carece de líderes?

Nacional tiene líderes, lo que pasa es que no se han podido afirmar, como para decir que en un momento como el actual, uno coja la batuta y se lo eche al hombro, porque por ejemplo al técnico es muy difícil escucharlo desde la raya, entonces se necesita tener uno en el campo.

¿Por qué no se pudo en Copa?

El factor más importante pudo haber sido la salida de tres jugadores en líneas fundamentales: Iván Hurtado en defensa, Aldo en la mitad y arriba mi ausencia se sintió, no tanto en lo futbolístico, sino en la capitanía, todo eso golpeó mucho, porque los que llegaron no tenían tiempo de espera, era ya o ya y es complicado mostrarse desde el primer partido; los muchachos tardaron mucho en acomodarse.

¿Si lo llamaran como asesor, aceptaría?

El sueño mío es seguir trabajando con Nacional, de hecho tengo contrato hasta el 31 de mayo y el anhelo es continuar siendo parte de esta gran institución, no sé en qué posición, ellos tienen ganas y esperemos a ver qué acontece, igual aceptaré la decisión que ellos tomen.


¿El cambio de técnico es la solución?

Durante la historia del fútbol, el primero en salir es el técnico cuando no aparecen los resultados, porque ante ambientes pesados, los aficionados quieren cambio, que el entrenador se vaya, pero los directivos deben darle una mirada profunda a la situación con un estudio detallado y largo, tanto en jugadores como cuerpo técnico y dirigentes, porque la culpa es de todos, eso lo tengo muy claro, entonces se debe reorganizar bien la institución, hay que darle un cambio total, porque el semestre ha sido diferente a los anteriores, cuando los objetivos sí se cumplieron.

De no continuar Óscar Héctor Quintabani, ¿quién debería ser el técnico?

Cualquier entrenador que esté o vaya a llegar, debe tener claro la identidad de Nacional, que es fútbol bien jugado, bonito y ganador, algo que al parecer se refundió. Ese es un compromiso muy grande con la mejor hinchada del país. Cuando se creó lo de los puros criollos se le empezó a dar identidad al equipo para corresponder a la exigencia de sus hinchas.

¿‘Bolillo’ Gómez es el candidato ideal?

No se trata de dar nombres, simplemente que el técnico que esté en Nacional debe saber lo que necesita Nacional, que lo conozca, y si el ‘profe’ Quintabani se va, no puede llegar cualquiera, debe sentarse en el banco alguien con conocimiento de causa.

Con Maradona a bordo

La decisión de decirle adiós al fútbol no resultó tan difícil como la organización del partido de despedida de ‘Aristi’, quien a la par de adelantar la última etapa de su recuperación, llama y envía correos para disfrutar de una fiesta inolvidable, la cual ya tiene fecha y lugar: “Está programada para el 12 de julio y no podía ser en otro lugar que en mi casa, el Atanasio, y con la hinchada de Nacional”.

Al homenajeado le confirmaron su presencia “los más allegados, como René Higuita, Chicho Serna, Fausto Asprilla, Alexis García, Chonto Herrera, entre otros”, y como debía ser, “la idea es tener algunos invitados internacionales. Ya se habló con Maradona, Zamorano, Aguinaga. Dodó, quien fue compañero en Sao Paulo, está confirmado. Serginho y Cafú están por hacerlo.

Sueña tener a todos ellos a su lado, pero igual con los que acudan a la cita espera compartir “la satisfacción del deber cumplido y el último partido con la gente que siempre quise”.

En cifras

187 goles acumuló por torneos de Dimayor. Con Nacional marcó 173, mientras con Cali consiguió 14.

5 títulos obtuvo con Atlético Nacional en el torneo colombiano, además de la Copa Merconorte de 2000.

6 anotaciones obtuvo con la Selección Colombia en la Copa América de 2001, lo que le convirtió en el máximo artillero del certamen.

Temas relacionados