“No me hace falta nada del fútbol”

En un acto benéfico en Brasil, el célebre ex jugador francés dijo que se siente feliz de haberse quitado las presiones que genera la fama. Aseguró que no serviría para técnico. Adora a Ronaldo.

Después de un año, once meses y 20 días del retiro oficial de las canchas, el ex futbolista francés Zinedine Zidane sigue acaparando todas las miradas a cuanto sitio llega. Y seguramente lo seguirá haciendo por muchos años más, gracias a una brillante carrera de 17 años, en la que su punto máximo fue el título mundial en Francia 98.

La semana pasada, Zizou fue invitado por Adidas a Sao Paulo para inaugurar una cancha de fútbol cinco para los niños pobres de una fabela y el lugar literalmente conmocionó. Todos quienes lo vieron a su paso hacia la cancha lo ovacionaron e hicieron recordar, además del título mundial, su victoria en la Eurocopa de 2000, sus campeonatos con la Juventus en la liga italiana, con el Real Madrid en la española y en la Champions League de 2002. Además, sus tres trofeos como mejor jugador del mundo de la Fifa (1998, 2000 y 2003).

Claro, también alguno se encargó de recordarle su histórico cabezazo al italiano Marco Materazzi en la final del Mundial de Alemania 2006, que produjo su expulsión y su adiós definitivo de la selección de su país.

Zidane, en un español casi que impecable y afectado por una ligera gripa, así recordó su vida profesional:

En una encuesta realizada recientemente por el Real Madrid, usted resultó ser el mejor jugador de toda la historia del club ‘merengue’, ¿usted qué opina?

Eso me parece demasiado. Pero no puedo decir nada. Yo no creo que sea lo lógico, pero si lo dice la gente, pues hay que respetarlo.

A lo largo de su carrera fue varias veces el mejor jugador del mundo, ¿cree que es el mejor de la historia?

No creo y estoy muy lejos de eso. La verdad es que lo más importante para mí fue lo que le di al fútbol. Ya compararme con Maradona, Di Stéfano o Pelé, creo que no me corresponde.


¿Cree que Platiní y usted han sido los mejores jugadores de Francia?

Pero él fue mejor, porque fue tres veces el mejor del mundo y goleador de la liga italiana, yo no.

¿Cuál recuerda como el mejor gol?

Creo que uno de los más bonitos que marqué fue con la selección francesa contra Noruega y que terminamos 3-3. Recibí el pase de Youri Djorkaeff.

¿Qué es lo que más extraña del fútbol, tras su retiro?

No mucho. Jugué durante 17 años y ahora disfruto al máximo lo que hago, disfruto de mi familia, de los viajes, de mis amigos, de todo lo que tuve que sacrificar por mucho tiempo.

Pero no añora, por lo menos, ¿el olor de la cancha?

Eso sí siempre me hará falta, pero lo demás, nada, porque me quité de encima todas las presiones, las de los medios de comunicación, de los aficionados... Y nada de eso me hace falta, al contrario, celebro estar fuera. Pero el olor del campo sí, porque allí fui donde jugué durante 17 años.

¿Se siente en la piel la presión de jugar en un equipo como el Madrid?

Uno siente la presión de forma inconsciente, especialmente cuando juega en un club como el Real Madrid, el Manchester u otros muchos donde lo notas, pero para salir airoso de esa presión, depende de la fuerza que tenga el futbolista.

¿Es cierto que cuando anunció su retiro, ¿tuvo un ofrecimiento para jugar en la Liga de los Estados Unidos?

Sí, la verdad fue que ellos me contactaron a través de mi agente, pero al final por temas comerciales no llegamos a ningún acuerdo.

Y si le propusieran ahora jugar en Estados Unidos, ¿se iría?

Ahora, después de dos años de mi retiro, no, ya estoy muy viejo, no para vivir, pero sí para el fútbol.

Tras su retiro de las canchas, ¿anhela ser director técnico?

No, me parece muy difícil esa profesión, porque lo más importante de un técnico es tener una buena comunicación con los jugadores y yo no soy un hombre muy conversador. Me gustaría seguir vinculado con el fútbol, pero no como entrenador, tal vez como mánager general o por qué no, como presidente (risas).

Su amor por Ronaldo


¿En qué país cree que se juega el mejor fútbol en la actualidad?

Un país, no sé, pero creo que es en Suramérica donde se juega hoy en día el mejor fútbol. Por ejemplo, el nivel que se juega en España es importante porque, sin duda, está el aporte del suramericano. El futbolista suramericano en general juega tan relajado como si estuviera en la calle y eso es difícil de hacer cuando se está en un club importante.


¿Cuáles son para usted los mejores jugadores del mundo?

Hay muchos, de golpe puedo decir tres, pero para mí el mejor y lo digo porque jugué con él, es Ronaldo. Cuando él está bien, es el mejor. De eso no hay duda. Hay muchos jugadores, podría hacer una lista de 20.

Para usted, ¿cuál es el mejor jugador brasileño?

Yo puedo decir que son todos, pero si debo escoger uno, escojo a Ronaldo, no porque sea mi amigo sino porque le he visto hacer cosas en la cancha que nadie más puede hacer.

¿Ha hablado con Ronaldo después de la lesión?

Sí, he hablado con él, después de la operación. Lo sentí normal, un poco cansado por todo lo que le ha pasado. Yo creo y espero que así sea, que regrese pronto a las canchas. Seguro que si él lo quiere, puede volver. Él es un jugador que ha sufrido mucho y por eso es que anhelo que vuelva a ser el mismo Ronaldo de antes, porque el fútbol con él es otra cosa. Por algo le dicen ‘El Fenómeno’ y la gente sé que lo quiere ver. Lo que deseo es que Ronaldo termine de otra manera, porque se lo merece. Sé que es difícil, pues su lesión fue importante, pero yo me acuerdo de él cuando en 2002 regresó de otra lesión y marcó dos goles y le dio otra vez la copa mundial a Brasil. Ahora, ojalá pueda hacer lo mismo, va a ser difícil porque antes tenía cinco años menos, pero con 31, si él quiere, puede.

¿Es tan importante Ronaldo para el fútbol?

Es que Ronaldo es un fuera de serie, una persona que admiro, que me gusta mucho, el sólo verle me encanta. Con su fútbol y talento, él podría estar en otro mundial.

¿Le sorprende que ahora haya tantos jugadores jóvenes de primer nivel y en los mejores equipos del mundo?

Es sorprendente, es que antes había dos o uno. Ahora todos son jóvenes, tienen apenas 18 años y ya juegan en los mejores clubes del mundo, están haciendo cosas impresionantes y la verdad es que eso me impresiona a mí, porque yo con 18 años no podía hacer todo lo que ellos ahora hacen. Claro que a esa clase de jugadores hay que rodearlos, la familia, los amigos y los técnicos, para que no pierdan el foco porque son muy jóvenes.

¿Qué recuerda de algún jugador colombiano?

Recuerdo mucho a Valderrama, porque jugó en Francia con el Montpellier. Era muy conocido en todo el mundo.

Su cabezazo

A pesar de toda la fama que tuvo y que aún tiene, nunca perdió la cabeza...

Todo lo que hice en el fútbol fue mucho para mí. Es cierto que no salí de una fabela, pero en Marsella las cosas no fueron fáciles para mí en la infancia. Lograr todo lo que yo conseguí en el fútbol no le pasa a todo el mundo. Por eso nunca perdí la cabeza, porque siempre tuve claro de dónde salí y todo lo que logré. Mi vida pudo ser otra, por eso todo lo he tomado con calma, sin volverme loco. Yo tuve la suerte de tener esta carrera, esta trayectoria, por eso es que nunca he cambiado y la gente nunca podrá decir lo contrario, no creo.

¿Algo le avergüenza de su carrera?

Nada me avergüenza, porque todo lo que hice fue con profesionalismo, porque gané la Copa del Mundo, algo que, nosotros los franceses, no lo imaginábamos y lo hicimos en el 98 y además ganándole al gran Brasil.

La última imagen que quedó de su carrera como profesional fue fuerte, ¿eso le preocupa?

No vale la pena volver a eso, es algo que ha pasado hace ya mucho tiempo. Pero no creo que la gente sólo piense en eso, imagino que piensa en todo lo que hice en mi carrera. En Francia la gente siempre me ha querido y me sigue queriendo, porque no sólo recuerda la última jugada, va a pensar en todo lo que hice antes.

¿Ve en la selección francesa su sucesor?

Yo creo que no es sano hacer comparaciones, cada uno tiene su estilo. A mí no me gustaba cuando me decían que yo jugaba como Platiní, entonces creo que a nadie le gustaría que le dijeran que juega como Zidane porque cada uno hace lo suyo. Pero para hablar de los franceses me gusta mucho Frank Ribery, quien juega en el Bayern Munich.

Es Embajador de la ONU en la lucha contra el hambre y hace esta clase de giras con Adidas, ¿le gusta este papel humanitario?

Es lo que me he ganado. Ahora estoy en Brasil para darle una cancha a niños pobres. Yo sé que esto no es suficiente, pero es algo en lo que uno puede contribuir en la alegría de los niños de las fabelas. Yo lo hago y me gusta. 

Dentro de estas giras, ¿tiene planeado algún día visitar a Colombia?

No sé, todavía no está previsto, pero me gustaría conocer, claro que sí.

Temas relacionados