“Pensé en retirarme”

Por fin se terminó la novela para el futbolista colombiano. Después de días de incertidumbre y de pensar incluso en abandonar el fútbol ante el incumplimiento de Colón, ‘Totono' firmó por tres años con Independiente.

No tiene clemencia el verano sobre el cemento de esta ciudad. El calor, más propio de una zona tropical que del sur del continente, castiga los cuerpos de los argentinos sin piedad. No importa el horario. Son las ocho de la mañana y el termómetro ratifica esa sensación. Hay tránsito lento sobre la calle Viamonte, cerca del Obelisco, en el centro porteño. Y a ese ritmo se adapta Freddy Grisales.

Ingresa por la puerta de cristal del hotel Amerian, acompañado por Alejandro Hernández, uno de sus representante, y se registra en la recepción. Atrás quedaron casi siete horas de vuelo desde Panamá, la escala previa a su aterrizaje en Ezeiza. Por fin, después de mucho sufrir, Totono se pudo vestir de rojo. Y recién llegado de Medellín, unas horas antes de firmar su contrato con Independiente, habló en exclusiva con El Espectador, el único medio colombiano con que tuvo contacto.

"¡Qué bella es esta casaca!", dice Grisales apenas observa la camiseta de Independiente, mostrando entusiasmo a pesar del sueño demorado por su viaje. Y suspira cuando se encuentra con la de la selección de Colombia, esa que lleva en el corazón y que vistió en la última serie de las eliminatorias. Más allá del cansancio, se puede advertir la felicidad del habilidoso mediocampista paisa.

No fue fácil llegar a un acuerdo con Colón de Santa Fe, el equipo en el que jugó las últimas dos temporadas. Porque los dirigentes de la institución rojinegra pretendían que Freddy cumpliera con su contrato, cuya fecha de vencimiento estaba pautada para junio. Pero después de una serie de reclamos por parte de sus apoderados y arduas negociaciones, Totono pudo firmar su salida y ponerse a las órdenes de Pedro Troglio, aquel emblemático volante de River y la selección de Argentina, subcampeón mundial en Italia 90. Hernández, su representante, no deja dudas. "Colón nos incumplió con todo. Tenía que pagar la totalidad de la opción de compra el 30 de junio del año pasado y no lo hizo. Y después, se pegaron del contrato vigente hasta junio de 2008 y quisieron sacar rédito", dice el empresario.

¿Cómo vivió estos días de incertidumbre en los cuales se demoraba su pase a Independiente?

La verdad es que uno en la vida quiere tener retos importantes. Y éste de Independiente era uno grande para mí. Sufrí bastante en Colombia porque tenía muchas ganas de venir para acá y cerrar mi pase. Me tocó esperar. Pero, como suele decirse, a veces cuesta atravesar el camino hacia la felicidad. Aunque ya estoy aquí, contento por esta posibilidad de volver a jugar este campeonato.

¿Tan dura fue la espera de la definición de su situación?

Fue difícil, pero siempre estuve tranquilo porque estaba convencido de lo que tenía, de mis condiciones y de que todo iba a salir bien. A mí me hubiera gustado ya estar trabajando con mi nuevo club, pero así es el fútbol. Allá me apoyé mucho en mi familia, en mi gente. Me entrené en el Envigado. Tenía la cabeza acá, pero siempre me preocupé por la parte física, así que pude mantenerme en forma. Por suerte todo salió bien y ahora, a pensar en Independiente.

¿Llegó a pensar que su transferencia nunca se iba a lograr?

Sí, realmente pensé que no se iba a hacer. Estaba muy trabado, había rumores de aquí y de allá, surgieron otras ofertas, pero yo tenía la cabeza puesta en Independiente. Y si uno tiene la mente fija en un club, tiene que hacer todo lo posible para estar en él. La verdad, estaba muy triste porque no se daba el pase.

¿En todo este tiempo de incertidumbre se le cruzó por la cabeza dejar de jugar?

Sí, muchas veces pensé en retirarme. Porque uno se cansa de tantas idas y vueltas, de tantas versiones, de los problemas, y piensa más en la familia, en alejarse de las situaciones conflictivas.

¿Qué lo sedujo de Independiente?

Me dio mucho entusiasmo venir a este club, porque es un equipo grande, que juega bien al fútbol, que tiene jugadores importantes y muchos objetivos por delante. Llego a un equipo dispuesto a pelear el título. Y eso es bueno.

¿Conoce la historia copera de Independiente?

Siempre estoy enterado de la historia de Independiente. Sobre todo porque jugaron colombianos que dejaron huella, como el Palomo Usuriaga y Jairo Castillo. Ojalá podamos volver a jugar la Libertadores y ser campeones.

¿Se va a ver un ‘Totono' parecido al que brilló en Colón?

Todos los días la afición exige más. Espero rendir en el nivel que mostré en el campeonato pasado. Me tengo mucha fe.

De buen pie

Totono tendrá socios que hablan su mismo idioma, el lenguaje del buen pie. Daniel Montenegro, el 10, es una de las figuras. Ismael Sosa, un juvenil que fue la revelación del Torneo Apertura del año pasado, ése en el que Independiente fue puntero durante trece fechas hasta que salió campeón Lanús. Y Germán Denis fue goleador de aquel campeonato, con 18 gritos. Entre los tres marcaron 27 de los 33 goles que anotó Independiente.

Se va a sumar a varios jugadores de buen pie. ¿Ya los conoce?

Sí, esos jugadores son importantes. Tanto el Rolfi Montenegro como Sosa o Denis son ideales para generar una nueva sociedad. No veo la hora de empezar a jugar con ellos y darle alegrías a la gente.

¿Es un sueño cumplido esta realidad?

Es una ilusión muy grande la que tengo. Recuerdo mis primeros tiempos, en Atlético Nacional. Y llegar a un club tan importante como Independiente, es un sueño cumplido.

Firmó un contrato por tres años. ¿Su idea es retirarse en Independiente?

Vamos a ver. Esa es la realidad. Hay que vivir el presente, sin pensar tanto en el futuro.

¿Y un final en Nacional?

Primero pienso en disfrutar estos años en Independiente, con muchas ganas y deseos. Después, veremos si me quedo acá o me retiro en Colombia.

La selección

Después de un golazo a Boca, en el torneo pasado, Freddy no dudó. "En Colombia se olvidaron de Grisales y todavía tengo mucho para dar. No estoy viejo para jugar en la selección", le dijo a El Espectador. Corría octubre y Jorge Luis Pinto estaba cerrando la lista de jugadores que llamaría para los partidos ante Brasil y Bolivia, en el debut de las eliminatorias. El profesor escuchó el reclamo de Totono y lo convocó. Fue en otro momento difícil de su vida, cuando perdió a un hijo recién nacido. Pero con fuerza, salió adelante. Como ahora.

Reclamó un lugar en la selección y lo consiguió. ¿Tanta fe se tenía?

Sí, exigí un lugar porque consideraba que estaba haciendo las cosas bien. Entonces, no quería perderme la ocasión de vestir la camiseta de mi país, que es muy importante para cualquier futbolista. Él vino hasta acá a hablar conmigo y me dio la oportunidad. Uno siempre quiere ser titular, él me dijo que me quedara tranquilo, que iba a tener la posibilidad de jugar.

¿Jugar en un equipo grande de Argentina le da más posibilidades de volver a la Selección? ¿Tiene una mejor vidriera que la de Colón?

R. Más que eso estoy pensando en arrancar con los entrenamientos, en hacer un buen trabajo aquí para lograr el nivel necesario que me permita estar en los planes de Pinto. Y si el día de mañana me llama, bienvenido sea.

¿Le gusta la iniciativa de Pinto de llamar a jugadores maduros, como usted?

Sí, claro. Porque todo lo que uno hizo durante su carrera, nadie se lo ha regalado. Hice mucho sacrificio, puse todas las ganas de salir adelante y pienso que una posibilidad en la selección no es para desperdiciar. La experiencia de los más grandes, por otro lado, va a ayudar a que los más jóvenes entiendan qué significa jugar en la selección.

¿Lo motiva seguir vistiendo la camiseta de la selección?

Sí, por supuesto. Me pone feliz y esperemos que cada vez tenga más posibilidades de jugar y ayudar a mi país a participar del próximo mundial.

¿Es una presión tener que clasificarse o clasificarse porque Colombia no estuvo en los últimos dos mundiales?

Claro. Uno como futbolista debe tener como prioridad la clasificación al Mundial de Suráfrica. Por suerte estamos haciendo una buena eliminatoria. Esperemos que sigamos de esta manera. Porque si Colombia gana dos o tres partidos más, pienso que tenemos muchas posibilidades de conseguir el pasaje.

¿Es casualidad que se haya empatado con Brasil y que se la haya ganado a Argentina o tiene que ver con el proceso de revitalización de la selección?

Más que todo pienso que son partidos en los que si uno pierde, no pasa nada. En cambio, si uno gana, es tapa de todos los diarios. Vencer a Argentina es algo muy grande. Eso tiene que ver con que tenemos buenos jugadores y se está teniendo la mentalidad ganadora que necesitamos los jugadores colombianos.

¿En qué punto está la selección hacia el futuro?

Creo que es una selección madura, en el sentido de que todos tienen la meta de ir al mundial. Gracias a Dios, se nos dieron los resultados. En las eliminatorias pasadas mirábamos la tabla y teníamos uno o dos puntos, ahora tenemos ocho. Eso es primordial, que la mentalidad del futbolista colombiano cambie, que piense en ganar o ganar.

¿Y cree que cambió esa mentalidad, que ahora hay una convicción ganadora?

Creo que hay que pensar más en cosas importantes, en lograr los tres puntos porque el pueblo colombiano lo necesita. Jugadores tenemos, ya que hemos ido a otros países y hemos rendido de la mejor manera. A uno a veces le queda una espinita de rabia porque de repente algunos países que antes estaban debajo de nosotros crecieron, como Ecuador o Venezuela. Hay que sacar la casta y demostrar que estamos por encima de ellos y a la altura de Argentina y Brasil.

¿Hay que perderles el respeto a los grandes del continente?

El fútbol es once contra once, la pelota es redonda y el que mejor esté, va a ganar. Como aprovechamos nosotros con Argentina. Jugamos ante grandes futbolistas, lo hicimos con mucho respeto y pudimos ganarles.

4258

2008-02-13T14:00:00-05:00

article

2008-02-13T14:02:31-05:00

ee-admin

none

Daniel Avellaneda / Corresponsal Buenos Aires

Deportes

“Pensé en retirarme”

25

10951

10976