Pues, si jugamos bien... mejor

<p>Todos queremos que nuestra selección juegue bien. De eso no hay la menor duda ni punto de discusión. Pero si a costa de ello clasificamos al Mundial, estaríamos dispuestos a perdonarla y hasta olvidar los malos momentos que nos ha hecho pasar.</p>

No es una verdad revelada y tampoco estoy descubriendo el agua tibia, pero lo importante ahora es sumar y estar metidos entre los primeros cinco lugares. Lo que pasa, claro, es que si seguimos jugando como lo hicimos parte del primer tiempo y todo el segundo ante Perú, pues la verdad no creo que vayamos a ningún Pereira. Mucho menos a Suráfrica.

Si miramos las frías cifras, el profesor Jorge Luis Pinto tiene todo el balance a su favor. Somos terceros y punto. La tabla dice que tenemos nueve puntos y que estamos, inclusive, por encima de Brasil. Eso está bien.

En procesos pasados, cuando Reinaldo Rueda y Luis Augusto García se quejaron y hasta excusaron algunas fallas de la selección por culpa del mal entorno que generó la prensa, pues ahora le decimos al profe Pinto que vamos con toda con su equipo, que confiamos en su trabajo, en su experiencia y hasta en la efectividad de su temperamento.

Tan sólo nos atreveríamos a lanzar humildemente unos cuantos consejitos: No se ‘muera’ con Édixon Perea los 90 minutos en la cancha. Si no funcionó, pues no funcionó. Lo mismo que Estiven Vélez, Rubén Darío Bustos y hasta Fabián Vargas. Hay que reaccionar más rápido en los cambios y buscar la forma de que la selección no pierda la brújula en su esquema táctico.

Si le ganamos hoy a Ecuador, pues gracias, y si lo hacemos jugando bien, pues doblemente gracias. Pero si por suerte conseguimos un puntos sin jugar bien, pues bienvenido sea. No queremos otro mundial sin sentir la adrenalina de tener a Colombia presente. ¡Qué jartera!