Sastre, ‘amarillo’ de la dicha

El alemán Marcus Burghardt, del Columbia, ganó el pulso en un embalaje al español Carlos Barredo (Quick Step) y estrenó su palmarés del Tour en la decimoctava etapa, disputada entre Bourg D’Oisans y Saint Etienne, de 196,5 kilómetros, en la que Carlos Sastre mantuvo sin dificultad el maillot amarillo en una jornada de pura transición.

El joven Burghardt, un gigante alemán de 25 años y 1,89 metros de estatura, se presentó en la alta sociedad del ciclismo en 2007 con el triunfo en la Gante Wevelgem. Sólo tuvo que estar en la recta de llegada junto a Barredo para imponerse fácilmente.

El dúo hispano-alemán llegó a meta con 3:30 minutos sobre un trío compuesto por los franceses Le Mevel, Feillu y el español Mikel Astarloza, que no encontraron la manera de enlazar con los fugados. El pelotón con el líder Carlos Sastre y el resto de nombres ilustre llegó a 6:50 minutos.

Después de la tempestad en la inolvidable etapa de L’Alpe D’Huez llegó la calma en una jornada de trámite para Sastre. El líder del CSC tuvo que luchar en el hotel para conciliar el sueño, abrazado a su maillot amarillo, pero en carrera pasó “un día especial”, con la mente puesta en el sábado, en un trayecto de 52 kilómetros contrarreloj que le puede dar la gloria absoluta.

Mientras prepara el vuelo rasante, las quinielas se disparan. ¿Será capaz Sastre de hacer valer una renta de 1:34 minutos sobre el australiano Cadel Evans? Esta es la pregunta que flota en el Tour, el debate permanente. Mientras se despeja la incógnita, el madrileño afincado en El Barraco viste de amarillo líder, con 1.24 sobre su compañero Frank Schleck y 1.33 respecto al austríaco Bernhard Kohl, ahora los inquilinos del podio. Pero el enemigo a batir es el cuarto, Evans, “con buenas sensaciones en las piernas” para superar a Sastre.

El colombiano Leonardo Duque, de Cofidis, llegó en el puesto 14, a 6:50, y en la general es 58, a 1h39:26 de Sastre.

Temas relacionados