“Si vivo por el fútbol, moriré en él”

Mientras escucha ofertas, Jorge Luis Bernal le dedica el tiempo libre a los niños desfavorecidos de Ibagué y por eso trabaja en la creación de una fundación.

De ser el técnico sensación un año atrás, hoy Jorge Luis Bernal es un desempleado más. Eso no lo inquieta tanto, como saber las razones que llevaron a Gabriel Camargo Salamanca, máximo accionista del Deportes Tolima, a rescindirle el contrato cuando apenas sumaba cinco juegos con el vinotinto en el presente Apertura. Esa herida de a poco cierra, pero el que sigue abierto es su corazón, porque a sus 56 años sigue devolviéndole a la sociedad con obras benéficas, todo lo que el fútbol le ha dado en casi tres décadas de ejercicio.

¿Su salida del Tolima es la mayor decepción profesional?

No lo tomo como decepción sino más bien como una lección para aprender que uno a veces no es bien premiado por el reconocimiento al trabajo por parte de los que gobiernan la institución. El corazón era de mí hacia la institución, y en algunas personas del club no había esa reciprocidad.

¿Gabriel Camargo le cobró su partida al Cúcuta a finales de 2006?

No quiero creer que uno de los mejores empresarios del país sea capaz de esos resentimientos, más bien como ser humano, se equivoca en su decisión, pero no soy el indicado para juzgarlo.

Cuando tenga la posibilidad de estar frente a él, ¿qué le dirá?

Buenos días, buenas tardes o buenas noches, pero sé que no serán muchas las frases, porque está claro que no hay un respaldo ni existe la misma admiración como tolimense.

Si en un futuro le ofrece de nuevo el equipo, ¿al menos lo pensaría?

Sé que mientras esté don Gabriel, ésta ha sido mi última incursión, pero ya con otras personas al mando podría ser. Es lo más conveniente.

¿Qué se siente perder el trabajo de un día para otro?

En el fútbol o el deporte de competencia en general, se gana y se pierde, y uno debe estar preparado para ambas circunstancias, sin salir dolido con nadie y queriendo entender a la gente que no logra entenderlo a uno.

¿Hablar de procesos en Colombia es imposible?

En Tolima lo hicimos porque los jugadores que se han vendido, incluso al exterior, son producto de un proceso, encabezado por el profesor Tucho Ortiz  como director general y con el apoyo de los directivos. En cuatro años promocionamos una serie de jóvenes, con los que fuimos bicampeones del torneo de reservas y en otros dos salimos subcampeones, hasta permitirles el salto al fútbol profesional. Se hizo con poca credibilidad, pero los hechos fueron llenando de seguridad a la gente.

¿Cómo es un día de Jorge Luis Bernal sin equipo?

Por estos días quiero formalizar y oficializar los papeles de una fundación que vamos a llamar ‘Proniñez de Colombia’, con la cual podemos ampliar tareas sociales no sólo en Ibagué sino en otros municipios del país.


Entendemos que una de las mejores vías es la actividad deportiva, con implementación y escuelas de formación, por ejemplo. Ojalá encontremos más recursos. Igual, no me desprendo jamás de la dirección técnica, porque veo muchos videos y leo bastantes libros, ya que si vivo por el fútbol, seguramente moriré en él.

¿Lo mejor sería aceptar una oferta del exterior en este momento?

Hay que saber esperar; de todas maneras, al estar en el medio colombiano se facilitan las cosas, porque se tienen identificados los hábitos tácticos de cada institución, sus características y referentes.

¿Ya empezó a recibir llamadas?

Sí, mucha gente ha llamado ya, pero dándome ánimo, respaldo e impulsándome en que siga creyendo en mi vocación. De igual forma, algunos empresarios se han acercado para pedirme la autorización de presentar mi hoja de vida.

¿Es cierto que no puede dirigir en altura?

A los hipertensos les recomiendan vivir en ciudades que no tengan tanta altura. Yo lo soy y tal vez por eso la pretemporada que realicé con Cúcuta a comienzos de este año en Bogotá me dio duro, tanto, que me tocó someterme a controles con especialistas, pero es un tema que se puede manejar a través de medicina.

¿Le interesaría entrenar a Millonarios?

Aunque no he hablado con ningún directivo embajador, en un momento dado a quién no le gustaría dirigir a Millonarios. Es el equipo de mayor historia en Colombia.


Sin afán alguno

Varios técnicos que han sido campeones en Colombia, en la actualidad se encuentran cesantes

HERNÁN DARÍO GÓMEZ:   Acabó con el ayuno de 10 años sin título de Nacional, al darle la quinta estrella en 1991. Después de dirigir a Colombia en el Mundial de Francia 98, asumió la selección de Ecuador al año siguiente y con el ‘Tri’ fue a Corea y Japón 2002. Tras el pobre desempeño en la Copa América de Perú 2004, renunció y luego de dos años de inactividad, asumió la absoluta de Guatemala. Apenas duró año y medio en el cargo porque en febrero pasado, después de la goleada que le propinó la Preolímpica de Argentina (5-0), pasó la carta de renuncia irrevocable.

LUIS FERNANDO SUÁREZ:   Dio la vuelta olímpica con Nacional en la temporada 99. Tras la dimisión de ‘Bolillo’ a la selección ecuatoriana, asumió y llevó a los del vecino país a la Copa del Mundo  Alemania 2006. El mal arranque en la actual eliminatoria le obligó a pasar la carta de renuncia en la tercera jornada e instalado de nuevo en la capital antioqueña, aguarda paciente una nueva opción profesional.           

SANTIAGO ESCOBAR:   El que fuera campeón con Nacional en el Apertura 2005, tuvo que dejar al Once Caldas en plena semifinal del Clausura pasado por no aceptar la imposición de Dayro Moreno por parte de la junta directiva, luego de actos de indisciplina del jugador. Este año no se le dieron los resultados con Júnior y fue cesado después de la séptima fecha de la presente Mustang I.

JAIME DE LA PAVA:   Tricampeón con América en las temporadas 2000, 2001 y el Apertura 2002. En los demás equipos que dirigió en el rentado no obtuvo resultados (Santa Fe, Cali, Once Caldas y Tolima). Probó en el exterior  con Guaros de Venezuela el año pasado y en 2008 fue contratado por el Macará de Ambato, en el que apenas duró dos meses por diferencias con los directivos.

Temas relacionados