Soler sigue luchando en el Tour

A pesar de que se confirmó que sufre una leve fractura en la mano derecha y que aún tiene problemas en su muñeca izquierda, el ciclista colombiano Mauricio Soler no toma todavía la decisión de retirarse del Tour de Francia.

Este martes, en la primera etapa contrarreloj, el boyacense, líder del equipo Barloworld, ocupó el puesto 161 y perdió 4,39 minutos más.

El director deportivo del equipo, el italiano Alberto Volpi, aseguró el miercoles que “él no quiere irse de la carrera, tiene la esperanza de que con el paso de los días sus dolores disminuyan. Nosotros tomamos la decisión de esperarlo y respaldarlo. Si quiere se puede retirar cuando no pueda más, si continúa, estaremos ahí con él”.

Soler ganó el título de la montaña y finalizó en el puesto 11 de la general del año pasado, por lo que era considerado como una de las atracciones de la carrera, a la que llegó con una molestia en su muñeca izquierda, producto de una fuerte caída durante el pasado Giro de Italia. Y para completar su mala suerte, el sábado pasado, en la primera fracción, se cayó y se fracturó la mano derecha.

La etapa del miercoles fue ganada por el alemán Stefan Schumacher, quien además se apoderó de la camiseta amarilla al cronometrar 35 minutos y 44 segundos en los 29,5 kilómetros de recorrido, tras los que superó al luxemburgués Kim Kirchen y al británico David Millar.

Entre los favoritos al título final de la competencia, el australiano Cadel Evans logró marcar las primeras diferencias significativas ante sus principales rivales y ya cuenta con más de un minuto de ventaja sobre el ruso Denis Menchov, el italiano Damiano Cunego, el español Alejandro Valverde y el luxemburgués Andy Schleck.

Los colombianos Félix Cárdenas y Leonardo Duque siguieron perdiendo tiempo. El primero espera que lleguen las etapas de alta montaña para comenzar a figurar y recuperar posiciones, mientras que el segundo intentará colarse en una fuga en las próximas jornadas para buscar un triunfo.

Este jueves se realizará la quinta etapa, antes de la cual Soler y sus entrenadores decidirán si continúa en carrera o no. Esta será la fracción más larga de la presente edición, con 232 kilómetros entre Cholet y Chateauroux, sobre un recorrido plano, en el que los equipos por especialistas en los embalajes trabajarán para que haya llegada masiva y sus hombres más veloces puedan pelear por una victoria parcial.