“Sólo le pido a Dios que me dé fortaleza”

Desde Italia, antes de partir hacia París para afrontar desde este sábado el Tour de Francia, el ciclista colombiano Juan Mauricio Soler Hernández sacó tiempo para contar sus sensaciones a pocos días de iniciar su gran reto: defender el título de campeón de la montaña.

Ha pasado momentos difíciles por su lesión. “No ha sido fácil, casi todo tengo que hacerlo con la mano derecha, porque la izquierda me duele. Paso días extenuantes. Debo entrenar fuertemente y luego ir al doctor a que me revise mi mano”, dice.

¿Cómo se siente físicamente para afrontar este Tour de Francia?

Me siento afectado porque la microfractura que tenía en la mano izquierda se convirtió en fractura y no es fácil saber que tienes que correr con una fractura y que la mano me duele cuando hago mucho esfuerzo.

¿Y eso lo tiene afectado anímicamente?

No, la verdad me siento bien, porque he realizado mi trabajo a conciencia. Sólo le pido a Dios que me dé fortaleza para soportar el dolor, al igual que el año pasado, y poder brindarles un bonito espectáculo.

¿Es motivo de orgullo ser el capitán de su equipo, el Barloworld?

Sí, es motivo de gran alegría, pero de una inmensa responsabilidad. También debo honrar este título manteniéndome fuerte siempre y demostrando por qué porto este distintivo, pues mis compañeros de equipo son grandes profesionales.

¿Su equipo lo ha apoyado en estos momentos difíciles?

Siempre han sabido entender mis pormenores de salud y les preocupo demasiado. Están haciendo todo lo que está al alcance de ellos para mi bienestar.

¿Es un alivio para usted tener en el equipo a un colombiano, Félix Cárdenas?

Es buenísimo, pues Félix ha sido y seguirá siendo mi apoyo. Ha estado conmigo en los momentos difíciles y siempre me da sus consejos sabios, pues es un corredor con demasiada experiencia en las carreras grandes. Además de ser mi compañero de equipo es mi amigo y lo aprecio mucho.

¿Es cierto que se llevó en su maleta la bandera de Boyacá?

Esta pregunta me llena de orgullo y alegría. Sí, es cierto que traje la bandera de mi departamento. El gobernador José Rozo Millán me la regaló y me siento orgulloso de ser colombiano, boyacense y ramiriquense.

Temas relacionados