“Soy el último en enterarme de casi todo”

Técnico del Real está inconforme. Mientras en Bogotá se alista el partido entre Santa Fe y el Madrid, Schuster se queja.

Bernd Schuster siempre ha creído que merece más poder, más consideración y más halagos de los que recibe. En el Real Madrid, esta convicción se le ha reforzado. Esta semana no pudo contenerse y escenificó su disgusto desplegando toda la ironía de la que es capaz. “Por fin viene el presidente”, dijo en referencia a la visita que hizo Ramón Calderón a la concentración de Irdring (Austria), donde el equipo hace la pretemporada. “Estoy contento porque es alguien que intenta hablar conmigo para informarme por su boca de cómo está la situación de los fichajes. Hace tiempo hicimos unas teorías. No sé si ahora habrá que cambiarlas. ¿Por qué? Sería bueno saberlo”.

El técnico alemán considera que las especulaciones en torno a la contratación de Cristiano Ronaldo han hipotecado la planificación de la temporada. Está celoso de los estrategas deportivos que el organigrama del club sitúa por encima de él. Pedja Mijatovic, el director de fútbol, que, en los papeles, es el encargado de diseñar la plantilla y trazar las prioridades que ofrece el mercado, es el primero de ellos.

Aunque el poder de Mijatovic queda, en la práctica, limitado por la agenda de Calderón y las ideas del director general corporativo, José Ángel Sánchez, el caso es que Schuster no ha dejado de lanzar insinuaciones contra el montenegrino. Desde el verano pasado, cuando se quejó del retraso de los fichajes, hasta ahora. Schuster siempre ha dejado pistas que conducen a la incomunicación, o la incompetencia de Mijatovic. “No estoy molesto, estoy acostumbrado a ser más o menos el último. Todo el mundo se entera, menos alguien como yo. No es bonito enterarse por otros y no saber ni poder contestar a preguntas de la prensa. Me gustaría saber más”.

Desde que se llevó la sorpresa, hace un año, cuando se enteró de que Cristiano Ronaldo no ficharía por el Madrid, Schuster se ha mostrado escéptico sobre la eventual incorporación del portugués. También se sintió despechado cuando recomendó contratar a Ballack y el club no le hizo caso. En ese punto, hace exactamente un año, comenzó a sospechar que, en materia de fichajes, sería una voz poco menos que ignorada. Capaz de hacer de cada episodio una cuestión de orgullo, sobrellevó su condición de mero entrenador con dificultad.

Calderón nunca se ha mostrado excesivamente optimista sobre el fichaje de Cristiano Ronaldo. El ordenamiento jurídico del fútbol le impide serlo. El portugués tiene contrato con el Manchester y la única forma de disolver la relación, si no hay voluntad del club vendedor, exige un incumplimiento, cuyos perjuicios recaen sobre el futbolista.

Bajo este panorama, el Real estará el 7 de agosto, jugando en El Campín ante Santa Fe, partido del que, inclusive, se dice que Schuster tampoco sabía.

Temas relacionados