A su salud, campeón

Carlos Sastre se proclamó campeón del Tour de Francia tras uno de los desenlaces más cerrados en los 105 años de historia de la carrera y se convirtió en el tercer español que de manera consecutiva se corona en la máxima prueba del ciclismo mundial.

En el trámite de la etapa final, con la tradicional llegada a los Campos Elíseos de París, Sastre retuvo su ventaja sobre el australiano Cadel Evans al cruzar la meta con un retraso de siete segundos.

Al final de cuentas, el margen de victoria de Sastre sobre Evans fue de 58 segundos. El austríaco Bernhard Kohl quedó tercero, a 1:13, completando el segundo podio más reñido en la historia.

“Es un momento muy conmovedor. Encontré lo que buscaba y, aunque he sufrido, siempre he disfrutado. No lo voy a olvidar, lo guardaré siempre con cariño en mi memoria”, declaró Sastre al abrazarse con sus dos hijos tras recibir el trofeo de campeón.

Y envió un mensaje de esperanza: “Espero que este Tour sea un ejemplo, porque la mayoría hemos luchado por ganar, lo hemos dado todo por nuestros equipos, por nuestros países, pero siempre en beneficio del ciclismo. Quiero pensar que se ha luchado de verdad”.

La vigésimo primera etapa fue ganada por el belga Gert Steegmans, imponiéndose en un sprint final en el recorrido de 143 kilómetros. El colombiano Leonardo Duque figuró noveno, marcando el mismo tiempo que Steegamans, y en la general terminó en el puesto 53, a 1.44:24 del español.

El tramo desde Etampes hasta los bulevares de París fue un mero paseo para Sastre, quien virtualmente se aseguró el título el día previo en la última contrarreloj de la ronda gala.

Sastre se apoderó del maillot amarillo gracias a su victoria en la más dura de las etapas alpinas, el mítico ascenso al Alpe d’Huez en la 17, y no cedió hasta la llegada.

En el trayecto a París, Sastre pedaleó al lado del carro de su equipo CSC y se dio el gusto de beber de una botella de champaña que le dio el dueño Bjarne Riis.

Sastre golpeó cascos con su compañero de equipo Stuart O’Grady en un gesto afectuoso al cruzar la meta, y rápidamente fue rodeado por sus familiares tras bajarse de la bicicleta.

“El equipo ha hecho todo para hacerme fácil este Tour, incluso en esta etapa han seguido trabajando por mí. “Ha sido bonito tener a mis hijos conmigo en el podio. Ganar el Tour es algo grande, pero mi gran victoria en la vida es mi familia”, dijo Sastre.

A sus 33 años, Sastre figura dentro de los corredores de más edad que conquista el Tour por primera vez y lo logró después de cinco participaciones.

También es el tercer español consecutivo que gana la prueba. Alberto Contador lo logró el año pasado, mientras que Óscar Pereiro recibió el título en 2006 tras el caso de dopaje del estadounidense Floyd Landis.

Como los dos años previos, la edición 95 en 2008 se vio empañada por el dopaje. Cuatro corredores dieron positivo en controles por consumo de sustancias para mejorar el rendimiento: el italiano Riccardo Ricco, los españoles Manuel Beltrán y Moisés Dueñas Nevado, y el kazajo Dmitriy Fofonov por consumo del estimulante heptaminol, que trascendió el domingo.