Tres ilusiones en el Tour de Francia

Mauricio Soler, Félix Cárdenas y Leonardo Duque participan desde este sabado en la carrera.

Con la presencia de los colombianos Mauricio Soler, Félix Cárdenas y Leonardo Duque, comienza el sabado la edición número 95 del Tour de Francia, la prueba por etapas más importante del ciclismo mundial.

Soler, quien defenderá el título de los premios de montaña, será el capo del equipo Barloworld y lucirá el número 51, mientras su compañero Cárdenas llevará el 53. Duque, quien defiende los colores del Cofidis, se identificará con el dorsal 186.

La carrera se inicia en Brest y no tendrá un prólogo, como es tradición, sino una fracción sobre 197 kilómetros de terreno quebrado, con continuas subidas y bajadas y un sorprendente repecho final.

El comité organizador decidió no realizar la corta etapa cronometrada, que tenía entre seis y 12 kilómetros, para que los pedalistas entren de una vez en calor.

Christian Preudhomme, director de la competencia, señaló que “con esta primera etapa, los organizadores queremos marcar diferencias con las últimas ediciones y dar opciones a todos los pedalistas para la victoria”.

Con el recorrido ‘rompepiernas’ con cuatro ascensos de cuarta categoría y un complicado repecho final de kilómetro y medio, tanto los aventureros buscadores de escapadas, como los velocistas más duros y los rodadores pueden intentar buscar una victoria que tiene como premio adicional la primera camiseta amarilla.

Alejandro Valverde, reciente campeón nacional de España, encabeza la lista de candidatos al título general. El corredor de 28 años tendrá como principales rivales al australiano Cadel Evans, al ruso Denis Menchov y al italiano Damiano Cunego.

En su cuarta participación en el Tour, Valverde, jefe de filas del Caisse D'Epargne y ganador este año de la clásica Lieja-Bastogne-Lieja, se enfrenta a un “ahora o nunca”, en una edición en la que los candidatos se verán beneficiados por la ausencia de Alberto Contador, último ganador de la prueba.

Con su triunfo en la pasada Dauphiné Liberé, el mejor examen previo, Valverde llega con ambición, dispuesto a mejorar su sexto puesto de 2007 y a luchar por cualquier puesto en el podio de París, el 27 de julio. Corredor todo terreno, su punta de velocidad le permitirá pelear por triunfos de etapa. Sus prestaciones en contrarreloj han mejorado, como demostró en la Dauphiné, pero la tercera semana de competición es aún la prueba que debe aprobar el doble subcampeón mundial.

El colombiano Mauricio Soler, quien aún se recupera de una lesión en la muñeca de su mano derecha, también aparece como uno de los seguros protagonistas de la prueba, mientras que Cárdenas y Duque buscarán trabajar para sus equipos y buscar alguna figuración parcial.