Una verdadera ‘naranja mecánica’

Una fantástica Holanda asegura primer lugar del Grupo C. Gana, gusta y golea. Se dio el lujo de vencer en cuatro días a las dos mejores selecciones del pasado mundial.

Contundente, esa es la palabra que mejor define a la selección de Holanda, que ayer goleó 4-1 a Francia y ganó de manera anticipada el grupo C. Porque además de jugar bien, el equipo que dirige Marco van Basten ha tenido mucha suerte. Cuando su equipo es atacado, tiene un arquero sensacional, Edwin van der Sar, quien ha sido figura en los dos compromisos. Y cuando el partido está complicado, aparece alguno de sus talentosos delanteros para desequilibrar.

Y a eso hay que sumarle la unión e integración que hay entre el grupo. Todos se apoyan, se aplauden, se felicitan. Están viviendo una luna de miel, de la que además hacen partícipes a sus familiares e hinchas, pues ayer la celebración se prolongó más de lo esperado al final del compromiso, porque los jugadores fueron a un costado de la cancha a saludar a sus esposas, novias e hijos.

Incluso el legendario Johan Cruyff, quien vio el partido en la tribuna VIP del estadio de Francia, tuvo palabras elogiosas para la selección naranja: “Hace feliz a la gente y eso es lo que importa, debe mejorar, seguro, pero está derecha, ganando y contando con la suerte de los campeones”, dijo.

Y eso es verdad, porque el marcador final resultó demasiado castigo para una Francia que dominó el primer tiempo, aunque se fue al camerino perdiendo 1-0 con gol de Dirk Kuyt. Después estuvo cerca de empatar cuando llegó el segundo, tras un tremendo contragolpe de Arjen Robben que finalizó Robin van Persie.

Y cuando por fin marcó, con Thierry Henry, no alcanzó a celebrar antes de que Robben anotara nuevamente y la dejara prácticamente noqueada. En el minuto final, una tremenda jugada colectiva le permitió a Wesley Sneijder marcar el cuarto, un golazo para recordar.

Como ante Italia, Holanda pegó en los momentos justos. Por instantes  deslumbró, pero también perdió el control del juego y puso a sufrir las consecuencias. Sus figuras fueron el arquero Van der Sar, que sacó al menos cuatro pelotas de gol; Ruud van Nistelrooy, quien superó siempre a William Gallas y Liliam Thuram y se divirtió jugando de pivot para sus volantes; y Arjen Robben, quien con su velocidad acabó con la zaga francesa.

 Aunque para el grupo de análisis técnico de la Uefa, el mejor de la cancha fue Sneijder, quien fue claro a la hora de generar acciones de peligro.

Holanda se preparó para ganar y sus hinchas también. “Vamos para Viena, vamos para Viena”, cantaron durante los últimos minutos del partido. Están seguros de que su equipo seguirá avanzando y que ganará la Copa. De hecho, muchos, como


agüero, llevan puesta la camiseta naranja clara con triángulos, réplica de aquella con la que ganaron la Euro en Alemania 1988, su único gran título internacional.

Los franceses, en cambio, salieron casi tan tristes y desconcertados como lo hicieran los italianos hace un par de días, porque no entendían cómo habían perdido por cuatro goles. Ahora tendrán que jugar por el honor ante los campeones mundiales y esperar a que Holanda, que ayer los sacrificó, les haga el favor de vencer a Rumania.

Y eso que contra Holanda el técnico Domenech renovó la nómina e intentó proponer más. El problema es que aunque Thierry Henry aportó su movilidad, el volante creativo Frank Ribery no apareció en la etapa complementaria, el físico le alcanzó para jugar bien apenas 20 minutos.

Todo mundo está encantado con la nueva naranja mecánica y hasta sus dos anteriores rivales tendrán que apoyarla, porque gana, gusta, golea y ahora la necesitan. Con las dos selecciones locales fuera de combate, suizos y austríacos comienzan a decidir a qué equipo alentar y hoy por hoy apostarle a Holanda parece la mejor alternativa.

¡Holanda invadió Suiza!

Berna tiene 127 mil habitantes, quienes hablan en su mayoría alemán. Sin embargo, por estos días su lengua oficial es el holandés, pues cerca de 200 mil fanáticos de la ‘Naranja Mecánica’ han invadido el centro histórico de la ciudad suiza, sede de los tres partidos de la primera ronda de la Eurocopa del equipo que dirige Marco van Basten.

Pero a diferencia de los hoolligans ingleses, quienes se caracterizan por ser en su mayoría hombres entre los 15 y los 50 años, los seguidores holandeses van respaldados por una buena cantidad de mujeres, que al igual que sus maridos e hijos se disfrazan, gritan y toman cerveza.

Ellos se han apoderado de las principales plazas de la ciudad y hasta de las 250 fuentes que hay por todos lados. Las estatuas no se han salvado y tienen puesta una camiseta naranja. Además, en bares y restaurantes el menú está especialmente diseñado para ellos.

Muchos llevan aquí una semana y permanecerán hasta que el equipo esté en el torneo, pues en caso de clasificar jugarán en Basilea, a una hora en tren. Otros apenas arribaron ayer en una caravana de autobuses organizada por www.oranjefans.nl, una asociación creada por los aficionados holandeses para apoyar a sus selecciones en todos los torneos.

“Nosotros queremos demostrarle a la gente lo que significa apoyar a un equipo. Tenemos contactos con las barras y la Federación para ayudarlos a comprar más fácilmente las boletas para los partidos de la selección, pero también los


apoyamos logísticamente para que viajen, conozcan las ciudades en donde jugamos y pasen un buen rato”, explica Bart van Besaw, líder de ese grupo desde Francia 1998 y dueño del bus que sirve como epicentro de las celebraciones.

Como él, varios fanáticos entusiastas se encargan de planear excursiones económicas para quienes siguen a los naranjas, especialmente en sus partidos a domicilio. “Hacemos convenios con hoteles, restaurantes, agencias de viajes y las alcaldías de los sitios que visitamos, para que todo salga mejor y más barato”, cuenta Jos Martens, otro de los ‘capos’ de las barras, quien aclara que “eso sí, nosotros venimos a disfrutar, a divertirnos, pero no a pelear.

Nos gusta pasarla bien, tomar algunas cervezas y ver los partidos. Bueno, y siempre queremos que gane Holanda, que juegue bien y que responda a todo el esfuerzo que hace la gente para venir”, aclara. Él, por ejemplo, viajó siete horas desde Eindhoven, en donde trabaja como constructor, y pidió permiso para ausentarse un par de días.

Siempre están felices, pero más aún si gana su selección. Y en la Eurocopa se han robado el show. No solamente porque son mayoría absoluta, sino porque son los más originales y creativos a la hora de disfrazarse. Sin embargo, dicen que tienen preparadas muchas sorpresas para los siguientes partidos, pues están seguros de que estarán en la final y se tomarán Viena, como lo hicieron con Berna.

Los partidos:

este sabado se jugará la segunda fecha del Grupo D de la Eurocopa, con los juegos Suecia vs. España, a las 11 de la mañana y Grecia vs. Rusia, a la 1:45 de la tarde, con transmisión por el Gol Caracol y Espn.

Sobre el partido ante los suecos, el técnico español Luis Aragonés aseguró que “se ha hecho un grupo bueno. Nuestro rival es un equipo importante que juega bien en largo, tiene buen centro del campo y jugadores adelante que pueden hacer mucho daño. Vamos a sufrir mucho. A Suecia y, a todos los rivales, les tengo un gran respeto. En estas competiciones tienes un día malo y te pueden hacer mucho daño”.

últimas noticias