Villa hizo olvidar a Raúl

 Luego de la victoria ante Rusia, los jugadores españoles realizaron una leve práctica, atendieron a los medios de comunicación y tuvieron la tarde libre para compartir con sus familias.

La mayoría de ellos trajeron a sus esposas e hijos. Otros se quedaron en el Hotel Miderer Hof, cerca a Innsbruck; entre ellos David Villa, quien fue revisado por los médicos, pues tenía una molestia en el dedo meñique de la mano derecha, que se torció cuando celebraba la primera anotación.

Mientras esperaba los resultados, el delantero recordó una y otra vez cada uno de los tres goles que marcó en el estreno para entrar al grupo de siete futbolistas que ha marcado un hat-trick en la historia de la Euro.

El primero fue el alemán Dieter Müller, en 1976, cuando su equipo superó 4-2 a Yugoslavia en la semifinal. Luego su compatriota Klaus Allofs, en 1980, cuando marcó todos los de la victoria 3-2 ante Holanda. Después, quien hizo historia fue Michel Platini, hoy presidente de la Uefa.

El volante de creación galo le hizo tres goles a Bélgica, en 1984. Y cuatro días después le repitió la dosis a Yugoslavia. En 1988, quien anotó fue el holandés Marco van Basten, en el triunfo 3-0 sobre Inglaterra. Y las dos tripletas más recientes fueron en 2000. La primera fue la del portugués Sérgio Conceição, en el 3-0 ante Alemania. Y la segunda de Patrick Kluivert 6-1 a los yugoslavos.

Más allá de haber entrado en la historia y liderar la tabla de anotadores, el gran mérito de Villa es que en apenas 90 minutos hizo olvidar la polémica que reinaba en España por la ausencia de Raúl, el ex capitán de la selección, quien fue excluido por el técnico Aragonés.

Después del estreno y ante la excelente producción, la prensa se olvidó del ‘Caso Raúl’, pues Villa demostró que es un goleador de casta, y al otro delantero, Fernando Torres, lo respaldan sus 32 goles en con el Liverpool.

“Hay que ser cautos y medir todo por sus justas proporciones. Arrancamos bien, pero todavía ni siquiera nos hemos


clasificado. Ahora hay que disfrutar el triunfo, compartir un rato con la familia y enfocarnos en el partido contra Suecia”, explicó el artillero nacido el 3 de diciembre de 1981.

“¿Cuál me gustó más?, pues el primero, que gritamos todos con rabia. No fue bonito, pero tuvo el mérito de la maniobra de Fernando Torres, quien se roba un balón y me la da en bandeja”, explicó.

Sobre la ausencia de Raúl en el equipo y los rumores de su paso al balompié inglés, respondió con diplomacia: “Él es un ídolo para mí y para casi todos los españoles, es irreemplazable, pero estamos tratando de hacer lo mejor para cubrir su lugar. Con respecto a mi transferencia, apenas puedo decir que no depende de mí, sino de los clubes y que mi representante quedó de no tocarme el tema hasta que no acabe la Eurocopa”.

Villa comenzó a jugar profesionalmente en 2001, en el Sporting de Gijón, su tierra natal. Allí marcó 38 goles en dos años antes de irse al Zaragoza, con el que ganó la Copa del Rey ante el Real Madrid e hizo 32 goles en dos años.

Hasta que llegó al Valencia y convirtió 25 anotaciones en su primera campaña. Desde entonces es uno de los artilleros más cotizados de Europa y uno de los consentidos de la afición. Ahora tiene como objetivo salir campeón, aunque si eso lo complementa con el título de goleador sería perfecto.

“Eso es lo que unos siempre sueña, hacer goles y que el equipo gane, pero si tengo que escoger, prefiero ir a la banca, pero que  triunfe la selección”, dice el hombre que en 90 minutos acabó con la polémica que dividía a España e hizo olvidar a Raúl.